El Contenedor Cultural cumple seis años de existencia, tiempo en el que ha conseguido ser un lugar cultural de referencia para los universitarios, así como un importante enclave cultural a nivel local.

Este centro nació de la mano del Vicerrectorado de Cultura de la Universidad de Málaga como una propuesta para «crear un espacio de cultura y creatividad alternativa» y «poner la cultura sobre la mesa», según explica la vicerrectora Tecla Lumbreras. Desde mayo de 2016, cuando se puso en marcha y se dio a conocer, se han celebrado más de 1.300 actividades a las que han asistido más de 184.000 personas, según los datos aportados por la UMA hasta el curso 2019/20.

El Contenedor se dio a conocer primero en el ámbito universitario mediante campañas de difusión y, a medida que se popularizaba, las facultades se interesaron por organizar actividades complementarias de todo tipo y empezaron a hacer colaboraciones con otras entidades para «favorecer la sinergia entre distintos espacios y colectivos».

El objetivo principal del Contenedor Cultural, desde sus inicios, ha sido ser un lugar de referencia y de primer contacto con la cultura para los estudiantes y despertar su interés por esta causa haciendo el arte más asequible para todo el mundo. «Aquí cabe de todo y caben todos, todas y todes», como afirma Lumbreras. Alessandra García, coordinadora de eventos del Contenedor, manifiesta que también «se intenta que sea un espacio para esos proyectos artísticos que en otros lugares de la ciudad no encuentran el lugar».

Jóvenes asistentes a un evento del Contenedor Cultural en un ambiente festivo. La Opinión

Así, otra misión más de este proyecto es el descubrimiento de «nuevos talentos» y servir como primer escenario de artistas jóvenes prometedores para el público. Algunos ejemplos de intérpretes que han triunfado tras pasar por el Contenedor Cultural pueden ser Samantha Hudson, Jirafa Rey, La Pili o el grupo La Trinidad. «Tenemos la suerte de ver cómo crece la gente que pasa por aquí», confiesa García. Sin embargo, según comenta también la organizadora, los artistas que vienen «se encuentran en distintos momentos de su etapa artística». Es decir, aquí se exhiben desde personas que van a dar su primer concierto hasta gente que ya tiene una carrera consagrada, como La Dani, que llenó todo el jardín.

En el Contenedor Cultural se realizan actividades durante toda la semana, sin falta, contando con sesiones de cine los martes, exhibiciones de artes escénicas los miércoles y conciertos de música los jueves. Por otra parte, destacan también las diferentes fiestas ‘Made in Contenedor’ (como los concursos de tápers o ‘Por mi pueblo mato’, entre otras), así como los eventos anuales que organiza el centro como el UMA Talent Show (en colaboración con Comutopía RTV, la televisión universitaria) o las Tracas, que son las verbenas de aniversario del lugar. Esto último es todo un acontecimiento, donde se disfruta de conciertos y comida durante todo el día y acaba siendo un éxito todos los años.

Celebración de un concierto en el jardín de este espacio dedicado a la cultura en la Universidad de Málaga. La Opinión

Además de esta fiesta, otro de los éxitos de este espacio es la apertura, en abril de 2019, del Espacio Cero, la sala de exposiciones del centro, concebida para dar visibilidad a nuevos creadores. La vicerrectora de Cultura lo define como el «hermano rebelde» de la sala de exposiciones del edificio del Rectorado debido al tinte alternativo y vanguardista de las exhibiciones que acoge.

Aparte de todo esto, la UMA también ha ofrecido a lo largo de los años, a través de este centro, actividades de formación como talleres de teatro y danza contemporánea, poesía, el club de lectura o el curso ‘Be Comics and Video Games’, sobre cómics, animación y videojuegos, que se lleva impartiendo desde el mes pasado y al que ya hay que apuntarse en lista de espera.

El Contenedor Cultural tiene también una clara finalidad social y de apoyo a las minorías discriminadas, y se puede observar en las programaciones dedicadas a temas como el feminismo, la crisis climática o en defensa del colectivo LGTB (destacan las jornadas ‘Cruza la acera’, que se llevan a cabo a lo largo de todo junio). Tecla Lumbreras sostiene que la responsabilidad del centro como organismo de la universidad es «servir de utilidad, no mirar hacia otro lado ante las injusticias del mundo», y por ello tiene que «aportar su granito de arena» en este asunto. Alessandra García, por su parte, añade que «la cultura y la sociedad van de la mano, no pueden ir separadas. Los temas sociales tienen la misma importancia que la cultura».

Asimismo, se demuestra el alma social del Contenedor mediante gestos solidarios como son, en los últimos dos años, la ayuda a Ucrania y la fiesta solidaria por los afectados por al erupción del volcán de La Palma, así como los fondos destinados por la UMA a los proyectos culturales durante las fases más duras de la pandemia, entre muchas otras acciones. También destaca en este campo el apoyo por parte del Contenedor Cultural a aquellos artistas más desfavorecidos o que han visto limitado su trabajo, como el evento solidario en favor de Juanra, el ‘pintor dorado’, a quien el Ayuntamiento detuvo y le puso una multa de 7.500 euros por pintar mobiliario urbano.

El próximo objetivo, según Lumbreras, es crear un espacio, y también una residencia en la que tengan que convivir todos, en el que tengan también cabida creadores que vengan de fuera de Málaga, ya sea a nivel nacional o internacional y así fomentar el intercambio cultural entre artistas autóctonos y extranjeros.

Pero por el momento, la vicerrectora se define «profundamente orgullosa del proyecto» y «convencida de la importancia de su hacer en el ámbito universitario», aunque con la esperanza de que «dure mucho más, porque no es fácil de crear» y poniendo énfasis en el esfuerzo humano y económico que supone.

La coordinadora de los eventos del centro, por su parte, coincide en la satisfacción de la directora respecto a todo lo que el Contenedor Cultural ha conseguido a lo largo de sus seis años de vida.

Este orgullo y honor de todo el equipo se dejará ver en la Traca de mañana, 26 de mayo, donde el Contenedor Cultural celebrará su sexto cumpleaños con diversas actuaciones de varios géneros y ramas artísticas como conciertos, representaciones teatrales, poesía y exposiciones. El Contenedor Cultural promete seguir funcionando por muchos años ofreciendo la mejor oferta cultural al ritmo de un público joven cada vez más enérgico y exigente.

Talent Show del Contenedor Cultural de la UMA. La Opinión

La Traca, la fiesta más especial del año para el Contenedor

Mañana, 26 de mayo, el Contenedor Cultural celebra La Traca, su verbena de cumpleaños que se ha convertido ya en obligatoria para muchos. Esta sexta edición viene cargada de actuaciones de artistas de todas las disciplinas: desde conciertos de música electrónica, trap y reguetón hasta representaciones teatrales.

El día dará comienzo con el manifiesto UMABARBARIDAD del taller de poesía del Vicerrectorado de Cultura, a las doce de la mañana, para después dar paso a la primera actuación, la performance ‘Tecno-colapsos culturales’. Durante toda la jornada habrá actuaciones de diversos artistas, así como una exposición, una paella a mediodía y sorpresas y sorteos. La entrada cuesta tres euros y+ se puede comprar de forma anticipada.