Kiosco

La Opinión de Málaga

Urbanismo

Así van a quedar las plazas del Teatro y de San Pedro Alcántara tras su reforma

El proyecto, que supondrá una inversión de más de 500.000 euros, busca mejorar la accesibilidad de estos dos espacios que limitan con la calle Carretería - Zonas para niños, asientos y una nueva iluminación son los elementos más llamativos del proyecto municipal

11

Propuesta de reforma de las plazas de San Pedro Alcántara y del Teatro La Opinión

Mientras avanza lentamente la reforma de la calle Carretería, Urbanismo ha aprobado el proyecto de reforma de las plaza del Teatro y San Pedro Alcántara, dos espacios del Centro Histórico de Málaga que se han quedado antiguos y que lindan con Carretería, por lo que se quiere aprovechar para hacerlas más accesibles y que inviten a su uso. Esta reforma saldrá a contratación con un presupuesto de 528.364 euros y un plazo de ejecución de diez meses, con idea de que a lo largo de 2023 se pueda contar con dos plazas completamente renovadas y acordes con la reforma en marcha de la calle Carretería.

El elemento central del proyecto de Urbanismo es conseguir integrar estos espacios en la vida ciudadana del Centro de Málaga. De hecho, Urbanismo señala en su proyecto que estas plazas se han quedado ajenas al devenir de los ciudadanos, que pasan de largo de estos espacios. Para revertir esta situación, el proyecto apuesta por cuatro elementos clave: eliminar la barrera física de los escalones de acceso a la plaza de San Pedro Alcántara al ser más alta que la calle Carretería, mejorar la conexión con la plaza del Teatro, poner juegos para niños e instalar unos grandes bancos y sillas que inviten a permanecer en la plaza.

Estas propuestas, no obstante, no están exentas de polémica por el potencial ruido que se puede generar para los vecinos si se fomenta la estancia de ciudadanos a todas horas.

Eliminar la barrera con Carretería

La plaza de San Pedro de Alcántara se ha concebido como una continuación de la calle Carretería, aprovechando el proyecto de semipeatonalización que ya ha comenzado en la parte baja de esta vía y que se irá extendiendo. La idea es que esta calle se adentre en la plaza mezclándose ambos espacios y funcionando como un espacio-plaza, que además sea un elemento identitario de la zona. Por este tramo se encuentra el colector del siglo XVIII, que antes pertenecía al foso de la muralla defensiva de la ciudad, planteándose la señalización de ese trazado mediante una pavimento distinto, incorporando la referencia histórica al proyecto. También en esta plaza se conserva el busto de Rockberto, un elemento icónico y punto de referencia para el ciudadano dentro de la plaza.

El proyecto prevé usar el mismo pavimento que en la reforma de Carretería, así como los mismos elementos de mobiliario urbano de ésta. No obstante, también se incluyen nuevos elementos, como un banco lineal corrido de madera que invite a estar en la plaza y quedar en ella. Este banco estaría en una plataforma de madera, escalonada, con ese banco lineal distribuido a diferentes alturas, para salvar ese 1,20 metros de cota que tiene la plaza de San Pedro Alcántara sobre la más baja calle Carretería.

Este banco lineal está pensado para el descanso de los padres y espectadores, ofreciendo además una invitación a quedarse y usar la plaza, para lo que se incorpora una zona de juego de niños.

El pavimento utilizado será similar al que se ha previsto en la calle Carretería, para que haya una fusión de ambos espacios. Además, habrá piezas de mármol de Sierra Elvira, en la rampa-calle que conecta con calle Alcántara, que se abrió recientemente. Como novedad, se pondrá una tarima de madera tropical junto con el banco lineal y suelo de caucho en la zona de juego infantil.

Mejorar la conexión con la plaza del Teatro

La conexión entre las plazas del Teatro y San Pedro Alcántara es fundamental para la recuperación ciudadana de estos espacios, ya que el enlace actual es usado como aparcamiento de motos y no invita a pasar por estos espacios, prefiriendo el peatón rodear la manzana a hacer uso de estas plazas. Así se prolonga la calle Alcántara, de reciente apertura, hasta la calle Carretería en forma de rampa, incluso con el mismo ancho y pavimento, continuando este eje que hace al peatón adentrarse en el entramado del centro histórico de la ciudad. De hecho, se juega mucho con la pavimentación para invitar al peatón a adentrarse a estas plazas, conservándose el pavimento de reciente reposición en la plaza del Teatro, así como el empedrado tradicional existente, dejando que se enlace hacia la plaza de San Pedro de Alcántara. Con todo ello, esta rehabilitación pretende que el viandante recorra un espacio público continuo mejorado, sintiéndose atraído por el diseño.

Historia de la plaza de San Pedro Alcántara

La Plaza de San Pedro de Alcántara debe su nombre al antiguo convento masculino de frailes franciscanos que se erigió en ella en el año 1689 (inagurado en 1701) y que se demolió en el año 1837, debido a la desamortización de Mendizábal. En la parcela donde se emplazaba el convento, la familia Larios promovió la construcción de dos manzanas de edificios, separadas por una calle. La parte trasera de esos edificios, formaban uno de los laterales de la plaza, donde en 1914 se construyó un mercado para acoger los puestos que se instalaban al aire libre y que estuvo hasta 1940. Posteriormente, se le fueron añadiendo elementos urbanos como fuente, bancos, etc. En el transcurso de los años 70 y 80, la plaza albergó una librería, marisquería, tienda de antigüedades, bares, restaurantes, tiendas de cacharrerías, médicos, sastres, representaciones musicales, etc.

Uno de los juegos infantiles propuestos.

Espacio para los niños

El proyecto contempla instalar juegos infantiles que supongan un atractivo más para los ciudadanos, con idea de que las familias hagan suya la plaza de San Pedro Alcántara durante el día. La propuesta quiere plantear una serie de juegos que rompan con lo habitual y se conviertan en un elemento diferenciador respecto a otros juegos en el Centro Histórico. Por ello se apuesta por elementos musicales, muy al estilo de los que se encuentran en el muelle 2 del Puerto, donde está el Palmeral de las Sorpresas. Estas piezas se situarían alrededor del ficus, que se convierte así en el eje de la vida en la plaza.

Los distintos elementos elegidos son:

  • Músicos urbanos. Son figuras triangulares de acero inoxidable con una cabeza coloreada que, cuando se les hace girar alrededor de su eje central, y varios de ellos a la vez, producen diferentes armonías, así como se generan distintas vistas dependiendo la posición de éstos cuerpos giratorios.
  • Arco musical. Es una pieza escultural formada por un arco de madera del cual van suspendidos 5 tubos musicales que se pueden tocar a ambos lados al mismo tiempo. Este juego se hace muy atractivo para los niños, que pueden generar los diferentes sonidos a la vez.
  • Teléfonos de madera. Utilizando al gran ficus como elemento obstaculizador del paisaje, se sitúan los teléfonos de madera. Los niños pueden oír la voz de su compañero de juegos a lo lejos. Esta transmisión de las ondas sonoras hace que sea un atractivo objeto lúdico que acerca a niños y mayores a interactuar juntos.
  • Pizarra. Este elemento va apareciendo a lo largo de la plataforma de madera, funcionando como lienzos en blanco al aire libre, ideados para desarrollar las capacidades y habilidades artísticas de niños de diferentes grupos de edad, pudiendo interactuar en grupo o de forma individual. Además, estos elementos sirven a su vez para limitar los diferentes espacios.

Vista de los bancos previstos en la plaza.

Mobiliario urbano y bancos

Uno de los objetivos de este proyecto es hacer atractiva estas dos plazas para los ciudadanos. El uso de grandes bancos es el elemento central de la propuesta. Así, se prevé un gran banco lineal en la plaza de San Pedro Alcántara que parte de la perpendicular con la calle Carretería y asciende hacia la plaza, salvando la diferencia de cota con un diseño escalonado. Sería un banco de madera, más acogedor que otros materiales más duros, con iluminación en la parte baja para hacerlo más atractivo por la noche. Además, alrededor del gran ficus de la plaza de San Pedro Alcántara, se habilitaría un banco circundando el árbol, sobre todo pensado para los niños que estén en los juegos infantiles. En la plaza del Teatro habría otro banco circular similar, aunque en este caso para los adultos.

El proyecto se completa con algunos elementos de mobiliario urbano como sillas individuales, que disponen a lo largo de las plazas para aumentar los asientos, una fuente de agua potable, alcorque del árbol pequeño, formado por un perfil de acero corten oculto y el busto de Rockberto instalado sobre pedestal de acero corten.

Compartir el artículo

stats