El concejal de Urbanismo, Raúl López, ha pedido esta semana a la promotora que construye seis viviendas en la avenida de San Antón, 54, que repare a la mayor celeridad posible los desprendimientos ocurridos los pasados 15 y 16 de marzo en la pared excavada de la promoción, tras un primero que se produjo el 27 de diciembre. «Es algo que tienen que arreglar ya», declaró Raúl López a La Opinión.

El concejal también informó de que las obras se encuentran paralizadas porque la constructora y la promotora han roto la relación profesional, «pero en principio cuentan con una dirección facultativa, están buscando un constructor y es un asunto interno en el que el Ayuntamiento no puede hacer nada». En cualquier caso, recalcó el concejal, sí ha pedido que en cuanto se retome la obra «lo primero» sea solventar estos desprendimientos, «para tranquilizar a los vecinos que nos han hecho varias solicitudes».

En noviembre del año pasado, los vecinos enviaron un escrito a Urbanismo en el que pedían la paralización de las obras, «por poder estar perpetrándose (...) una infracción urbanística grave o muy grave» en relación con las ordenanzas de edificación en ladera «que son de obligado cumplimiento». La Gerencia de Urbanismo, sin embargo, consideró que todo estaba en regla y de acuerdo con el PGOU, algo que también defendía la promotora, aunque en marzo paralizó las obras en tres de los seis edificios por una modificación en la licencia, algo que Raúl López consideró un asunto menor y no una irregularidad.