Kiosco

La Opinión de Málaga

Pandemia

El 80% de las alarmas por brotes y epidemias son de enfermedades zoonóticas

Seis de cada diez infecciones son zoonosis, es decir, se contagian de animales a humanos - El cambio climático o la globalización se encuentran entre las causas principales del incremento de estas enfermedades

Las zoonosis son enfermedades que se transmiten de los animales a las personas. REUTERS

En un mundo tan globalizado como el nuestro, en el que en tan solo 24 horas podemos trasladarnos de una punta a otra del globo terráqueo, un solo viaje puede desencadenar alteraciones que deriven en un brote de enfermedades infecciosas. El contacto con especies exóticas, animales o artrópodos a los nunca hemos estado expuestos supone una amenaza que cada día va en aumento. En los últimos años, en torno al 80% de las alertas por brotes y epidemias han sido zoonóticas, alertan los expertos.

Seis de cada diez enfermedades infecciosas son de origen animal, según informa el Centro Europeo para el Control y Prevención de Enfermedades. La preocupación sobre el fenómeno de la zoonosis, infecciones que se transmiten de animales a humanos, se incrementó con la pandemia de Covid-19. Dos años después, la viruela del mono ha vuelto a poner de manifiesto el aumento de este tipo de enfermedades.

Las enfermedades zoonóticas pueden transmitirse mediante distintas vías. A través del contacto directo, mediante el contacto ambiental, por transmisión alimentaria o con artrópodos vectores como mosquitos, pulgas o garrapatas. Algunas de las enfermedades más conocidas tienen origen zoonótico, es el caso del VIH: «Se trata de una zoonosis remota porque, aunque tiene su origen en simios, en su momento ese virus se adaptó al humano y ahora se transmite de humano a humano», explica José Antonio Oteo, portavoz de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC).

La rabia, el ébola, la tuberculosis, salmonelosis o la malaria son también algunas de las zoonosis más conocidas. La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que actualmente existen más de 200 enfermedades zoonóticas conocidas. «Tenemos zoonosis de todo tipo, bacterianas, víricas... Y son producidas por cantidad de agentes. Las grandes amenazas son la de los virus que están en las diferentes especies de murciélagos y roedores», indica Oteo.

La figura de los profesionales en veterinaria cobra un papel fundamental en la prevención de algunas de estas enfermedades. «Los veterinarios velamos por la salud de los animales para proteger la salud de las personas». Juan Antonio de Luque, presidente del Colegio de Veterinarios de Málaga expone las piezas clave de la labor de gestión de las zoonosis: seguridad alimentaria, garantizar la inocuidad de los alimentos de la granja a la mesa; salud humana, prevención y control de enfermedades susceptibles de transmisión a personas; sanidad animal: prevención, control y erradicación de enfermedades animales y gestión de los ecosistemas, para evitar desequilibrios por cambio climático o especies invasoras.

Este último eslabón es el escenario más difícil de controlar y el causante del aumento de estas enfermedades, advierten los expertos: «El calentamiento global y el nuevo uso de las tierras va a propiciar que haya interacción entre animales y humanos que nunca hayan estado expuestos entre sí. El virus se puede adaptar, dar el salto y transmitirse de humano a humano. Ahí es cuando nos vienen las epidemias y las pandemias», explica Oteo.

Del mismo modo, el fenómeno de la globalización infiere en el aumento de este tipo de enfermedades, pues «en menos de un día podemos estar en cualquier parte del mundo, en contacto con otras especies y contraer enfermedades que suelen tardar días o semanas en incubarse, por lo que podemos extender la infección sin darnos cuenta».

Ante este escenario, los profesionales defienden que hay que invertir mucho en «detectar las amenazas y los virus para actuar ante ellos. El desarrollo tecnológico es fundamental, también para desarrollar vacunas y antivirales una vez detectadas estos virus», indica el portavoz de la SEIMC. José Antonio Oteo insiste, además, en la necesidad de cuidar y respetar el planeta: «Hay que contener el calentamiento global. Tenemos que cambiar nuestra forma de vida».

«La salud pública y humana están íntimamente relacionadas con la salud veterinaria animal, y a su vez con la salud del medio ambiente. Tenemos que cuidar todo esto, la salud como un todo».

‘One Health’: coordinación de la salud humana, animal y ambiental

El concepto ‘One Health’, una sola salud, nació en el año 2000 ante la necesidad de coordinar la salud humana, animal y medioambiental. «El enfoque ‘One Health’ es fundamental para prevenir, gestionar y controlar las enfermedades de animales y de las personas, protegiendo así la salud pública», explica Juan Antonio de Luque, presidente del Colegio de Veterinarios de Málaga.

La salud humana y la salud ambiental son interdependientes y, a su vez, ambas dependen del medioambiente. Es por ello que los expertos defienden la creación de un organismo que logre la unificación de estas disciplinas.

Por el momento, lamenta José Antonio Oteo, portavoz de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica, «hay muy pocos ejemplos de coordinación cuando nos enfrentamos a una enfermedad, no hay una coordinación real entre la salud humana, animal y medioambiental».

En este sentido, Oteo defiende la necesidad de desarrollar una nueva cultura de concienciación: «Es una labor de todos el tratar estos aspectos de cultura ciudadana, que van a contribuir a que podamos contener y minimizar en lo posible los riesgos de las enfermedades zoonóticas».

Compartir el artículo

stats