Cuando en 2017 Roció Venezuela y Daniel del Río desarrollaron la startup tecnológica HRider no se imaginaban dónde y cómo estarían cinco años después. Hoy la empresa malagueña especializada en gestión estratégica de Recursos Humanos celebra su quinto aniversario como la firma de su sector que más crece en el mercado de habla hispana.

La empresa nació con el objetivo de democratizar la gestión de los Recursos Humanos y hacer que empresas de cualquier tamaño (entre 10 y 5.000 empleados) pudieran incorporar procesos de mejora continua que, hasta entonces, sólo estaban al alcance de grandes multinacionales.

Actualmente, se encuentra presente en 20 países, trabajando con más de 500 compañías de todo el mundo y gestionando más de 200.000 trabajadores en su plataforma. Su plantilla está compuesta por 16 personas y su volumen de negocio creció el año pasado un 55% con respecto a 2020. Con vocación global desde sus inicios, el siguiente reto que afronta es desembarcar en el mercado norteamericano.

Hemos conseguido crear un nuevo segmento de mercado: una solución especializada frente a alternativas generalistas que no resuelven el aspecto más estratégico de la función de los Recursos Humanos: la gestión del talento de sus equipos”, ha resaltado la Product Manager de HRider, Rocío Valenzuela, que añade: “Nuestro propósito siempre ha sido lograr compañías con personas más felices dotándolas de tecnología de nueva generación que aplica el cálculo matemático para descubrir el potencial de sus empleados y convertirlas organizaciones más eficientes”.

Con la plataforma ‘People Analytics’, las empresas toman decisiones basadas en datos en tiempo real e introducen continuas mejoras mediante la modernización de sus procesos de evaluación de competencias profesionales y feedback ágil. También definen planes de acción y crean mapas de talento, entre otras funcionalidades.

El crecimiento de HRider siempre ha sido con recursos propios o mediante el sistema de ‘bootstrapping’, sin acudir nunca a inversores externos o rondas de financiación y reinvirtiendo los beneficios en fortalecer a la compañía. “Siempre hemos mantenido la misma filosofía de empresa durante todos estos años, sin excepción durante la pandemia: nuestro equipo trabaja con un propósito compartido y todos saben cómo su aportación al crecimiento es clave. Por ello, repartimos parte de los beneficios entre nuestros empleados y ponemos en práctica un plan intensivo de promoción y reconocimiento interno”, ha concluido Del Río.