Kiosco

La Opinión de Málaga

Playas

¿Tendrá Málaga plaga de medusas este verano?

Expertos de la UMA descartan una invasión como la de 2018 - Los socorristas participarán en una red de vigilancia para detectar la presencia de estos invertebrados con antelación

Medusas en Málaga. L.O.

Málaga inaugura hoy oficialmente la temporada de playa en la capital. Con el verano a la vuelta de la esquina una de las preguntas más comunes es si las medusas volverán a ser protagonistas de los días de baño durante el período vacacional.

Desde la cátedra de Ciencias del Litoral de la Universidad de Málaga (UMA) descartan que este año se vaya a producir una invasión como la que sufrió la ciudad en 2018 y ya adelantan que la presencia de estos invertebrados se irá reduciendo a medida que avance el verano.

"La presencia es difícil evitarla, lo normal es que conforme vaya avanzando el verano la cantidad de medusas vaya disminuyendo porque el giro de corrientes que hay frente a Salobreña se cierra. A lo largo del mes de julio se prevé que haya una menor presencia de medusas pero hay que estar alerta", explica Paco Franco, director de la cátedra de la UMA.

Además, a diferencia de lo que se pueda pensar, la temporada alta de medusas en Málaga suele ser en invierno y finales de primavera. Según Paco Franco, con la llegada del verano tienden a ir a menos "porque los giros de corriente en alta mar se normalizan y las medusas quedan encerradas".

¿Por qué llegan las medusas a Málaga?

Para empezar, el director de la cátedra de Ciencias del Litoral aclara que "es normal que haya medusas dispersas porque es su casa", eso sí, lo anormal es que se produzcan plagas e invasiones.

"Sabemos que las medusas están atrapadas en los giros del mar de Alborán que han desaparecido durante el invierno por todos los temporales de levante y por eso durante el invierno y la primavera hemos tenido una presencia alta de medusas", explica Franco.

Esos giros de corriente en el mar de Alborán frente a la Costa del Sol se están "cerrando", por lo que no llegarán medusas desde ese punto. No obstante, sí llegarán desde Granada, desde un giro aún abierto frente al litoral de Salobreña.

"Ya viajan y hacen un recorrido como turistas, pasan por Nerja, por Vélez-Málaga, por el Rincón de la Victoria, después de Málaga pasan a Torremolinos, Marbella.... o sea que nosotros podemos prever si van a llegar medusas con varios días de antelación".

Red de vigilancia

Y aunque es cierto que no se puede evitar la presencia de las medusas, sí se puede prevenir que se produzcan picaduras. Para ello, esta cátedra de la UMA colaborará con el Ayuntamiento de Málaga para crear una red de vigilancia de medusas.

"Si llegan medusas desde Nerja o desde el Rincón de la Victoria, la ciudad de Málaga lo va a saber con varios días de antelación y el servicio de socorrismo va a poder trabajar de forma preventiva para evitar cualquier problema en las playas", añade.

Los vigilantes se encargarán también de participar en un proyecto europeo sobre la composición de las natas flotantes en las playas, que según Paco Franco, provienen del polvo mineral que desprende la arena de las aportaciones que se hacen en la costa malagueña.

"Vamos a autorizar a los 60 socorristas que tiene la ciudad de Málaga como detectores, van a participar como científicos en nuestro proyecto de investigación para garantizar que en todo momento las aguas de las playas de malaga son absolutamente saludables".

Compartir el artículo

stats