Kiosco

La Opinión de Málaga

Sociedad

Cáritas aún no ha recuperado las cifras anteriores al Covid-19 en cuanto a ayuda a las familias

El informe anual de la entidad benéfica destaca que durante el pasado año prestó ayudas a cerca de 32.000 personas - La asistencia se disparó a raíz del confinamiento en marzo de 2020

Cáritas extiende su labor asistencial a lo largo y ancho de toda la provincia malagueña. | L. O.

El informe anual de Cáritas destaca que durante el pasado año prestó ayudas a cerca de 32.000 personas. Este registro supone que aún no se han rebajado las cifras de 2020 hasta poder alcanzar las anteriores a la incidencia del Covid-19.

La entidad benéfica recuerda que nada más estallar la crisis sanitaria y el posterior periodo de confinamiento se disparó el número de familias que requirieron de asistencia urgente, como consecuencia de la pérdida de todos los puestos de trabajo en multitud de entornos domiciliarios.

Fue entonces un crecimiento exponencial y alarmante el que registraba Cáritas en la provincia. «A lo largo de 2021 se aprecia un descenso gradual de los números alcanzados al inicio de la pandemia, pero no se logran alcanzar los valores anteriores a la crisis sanitaria», incidía ayer el propio colectivo en su balance del año recién terminado.

Este análisis se suele emitir cada año con motivo de la celebración de la festividad religiosa del Corpus Christi, reconocido como Día de Caridad. Cáritas Diocesana de Málaga en estas fechas divulga su campaña institucional y rinde cuentas del trabajo realizado en el último año.

Así, en base a la Memoria anual de actividades y bajo el lema de «Somos Lo Que Damos. Somos amor», se invita a la comunidad cristiana y a la sociedad en su conjunto a favorecer a las personas más necesitadas.

«Con esta campaña queremos expresar que el amor, el recibido y el que damos, y también el que somos, es lo que celebramos en esta gran fiesta de Cáritas, el Día de Caridad. Una celebración que para los cristianos toma cuerpo y forma en el pan y el vino, en la entrega que hace de su vida Jesús, el Hijo de Dios», manifiesta la propia entidad.

La Memoria de actividades de 2021 pretende a los autores del documento «ser un signo de agradecimiento por todo el testimonio gratuito y esperanzado que desde las parroquias se ha mostrado en el pasado año en cada barrio y pueblo de nuestra Diócesis, así como la labor realizada en los centros sociosanitarios, en los programas y proyectos».

El director de Cáritas Diocesana, Francisco José Sánchez, agrega: «Este segundo año de pandemia lo hemos vivido intensamente con todo su dolor, sufrimiento y necesidades; pero también con sus esperanzas e ilusiones. Si en el primer año de pandemia nos tuvimos que reinventar, en este último hemos tenido que consolidar muchas de las acciones que pusimos en marcha».

También se refiere a la brecha digital, calificado como nuevo analfabetismo del siglo XXI, «que sigue siendo uno de los grandes retos». Y es que en pandemia se ha agudizado la falta de medios digitales en los entornos de numerosas familias.

Cáritas también subraya que a través de sus servicios de acogida y acompañamiento vinculados a las parroquias fueron atendidas en 2021 un total de 10.122 personas y 26.693 se beneficiaron de las ayudas directas de la acción de Cáritas Diocesana de Málaga.

Esos guarismos representan un descenso del 15,4% y del 10, 8%, respectivamente, sobre los números del año anterior. Para la secretaria general de Cáritas Diocesana, Isabel García Bravo, el descenso del número de personas acompañadas se debe fundamentalmente a dos razones: «Se aprecia una mejora en la situación económica general y una progresiva incorporación al mercado de trabajo».

Además, influye asimismo el acceso a Rentas Mínimas, «que han llegado de forma lenta y con dificultad, pero han paliado la situación de algunas familias». No obstante, sólo el 14,8% de las personas atendidas ha logrado mejorar su situación personal.

Compartir el artículo

stats