La concejala socialista en el Ayuntamiento de Málaga, María del Carmen Sánchez, ha pedido al equipo de gobierno "más medidas económicas y urbanísticas para proteger y potenciar el comercio de proximidad", además de iniciar cuantas acciones sean necesarias para regular y ordenar las instalaciones de supermercados fantasmas o 'dark stores' con la finalidad de "evitar los problemas que conlleva esta competencia desleal".

"Pedimos que el Ayuntamiento de Málaga apueste de forma decidida por la supervivencia y mantenimiento del pequeño comercio y de proximidad en nuestra ciudad, como instrumento fundamental en la cohesión y dinamización de nuestros barrios, así como el formato comercial tradicional que forma parte de nuestra cultura y tradiciones".

Así lo defenderá el PSOE a través de una moción que llevarán a la próxima Comisión de Economía, y en la que recuerdan que ha sido "uno de los más perjudicados durante la pandemia, llevando algunos de estos negocios al cierre defintivo", por lo que van a insistir al Ayuntamiento "ayudas, apoyo y promoción" al pequeño comercio de la ciudad, según han detallado desde el grupo municipal socialista en un comunicado

Por otro lado, Sánchez ha criticado que "la proliferación de las grandes superficies, los nuevos formatos comerciales, como la venta online, la declaración de Zona de Gran Afluencia Turística a toda la ciudad con la ampliación de los horarios comerciales y la apertura de domingos y festivos, y las obras de larga duración en calles comerciales, están propiciando la desaparición de este modelo comercial tan característico de la ciudad de Málaga".

Además, también han alertado de la proliferación de "los llamados supermercados fantasmas o 'dark stores' que están ocasionando muchos problemas a las zonas donde se ubican y por otro lado la competencia desleal que ocasionan al pequeño comercio y pequeños supermercados de barrios". Se tratan, como ha explicado, de establecimientos sin tienda física y venta 100% virtual, por lo que los clientes no tienen acceso directo a los productos, sino que realizan sus compras desde una página web o aplicación móvil, y reciben sus pedidos a través de un servicio de entrega a domicilio.

Según la concejala socialista, "este formato comercial está ocasionando muchos problemas a la ciudadanía allí donde se ubica, ya que son locales de medianas dimensiones, que oscilan entre los 500 y 1.000 metros cuadrados, que no están abiertos al público y donde se almacenan más de 2.000 productos. Y están situados en el mismo corazón de la ciudad, es decir, en nuestros barrios".

"La distribución de estos locales y la actividad que desarrollan, así como los horarios, suponen un gran problema y un gran perjuicio a los residentes de estos núcleos urbanos, ya que a todas horas del día y de la noche, los repartidores o riders ocupan la vía pública donde aparcan sus motocicletas para realizar la entrega de sus pedidos, y por supuesto, los problemas que ocasionan los camiones de carga y descarga para abastecer de artículos en su distribución", ha explicado la edil del PSOE.

Por ello, Sánchez pide atajar esta situación con la regulación de la distribución de estos almacenes y esta actividad comercial, como ya han hecho otros ayuntamientos, ha dicho. En el caso de Madrid, ha explicado que ya ha iniciado la modificación del Plan General de Ordenación Urbana con la intención de trasladar esta actividad a zonas más alejadas de los núcleos urbanos; y en Barcelona se han tomado medidas contundentes como la prohibición de conceder más licencias.

Por todo ello, desde el grupo municipal socialista han pedido al equipo de gobierno que "realice un mayor esfuerzo y apoye al pequeño comercio con nuevas medidas económicas, urbanísticas para proteger y potenciar este modelo comercial" en Málaga, además de iniciar acciones y medidas para regular y ordenar las instalaciones de supermercados fantasmas o 'dark stores'. Sobre esto último, piden que el Ayuntamiento de Málaga sea pionero en Andalucía regulando esta actividad comercial.