Kiosco

La Opinión de Málaga

Laboral

Sin pacto en la construcción de Málaga para el horario de verano aunque se espera que las empresas lo apliquen

La ACP confía en que, pese a la falta de acuerdo oficial, su aplicación sea lo habitual desde el 18 de julio - CCOO y UGT lamentan que la patronal no haya accedido a negociar su adelanto

Un trabajador en una obra. Manuel Lorenzo

El sector de la construcción en Málaga, que emplea actualmente a 64.000 trabajadores, no tendrá este año calendario oficial de verano pactado entre empresarios y sindicatos, al haber fracasado la última negociación mantenida entre ambas partes para llegar a la consecución de un acuerdo. La Asociación de Constructores y Promotores de Málaga (ACP), en todo caso, cree que la mayoría de empresas del sector aplicarán la jornada laboral de siete horas para evitar los momentos de máximo calor del día, ya que así suelen tenerlo previsto en la organización del trabajo. La falta de acuerdo, eso sí, deja la medida a potestad de cada firma.

El motivo de discrepancia para el fracaso de las conversaciones (la última reunión se celebró este pasado martes con la mediación del Sercla) ha sido que los sindicatos UGT y CCOO querían que la jornada de verano arrancara en algún momento de la primera quincena de julio y la ACP se remitía al día 18, que es el que tenían previsto desde inicio de año con muchos de sus asociados y que será finalmente la fecha de aplicación de la jornada intensiva hasta finales de agosto.

UGT ha criticado este miércoles la postura de la patronal, a la que acusa de mantener bloqueada la situación desde enero. "Tras varias propuestas para adelantar la jornada intensiva, lo que llevaría menos peligro por un golpe de calor y menor posibilidad de alguna desgracia por lo mismo, la patronal se ha cerrado en banda aludiendo que no podía aprobar otro calendario laboral distinto al que ellos de forma unilateral enviaron a sus asociados para este año 2022", ha asegurado.

El secretario general de UGT FICA Málaga, David Conde, y el de Acción Sindical, José Manuel Pallarés, han afirmado que "en el aire" quedan muchas empresas que no tenían negociado el calendario de verano, lo que deja "en desamparo" a trabajadores "que no tendrán jornada intensiva este verano". "Solo esperamos que no haya ninguna desgracia que debamos lamentar por la actitud inexplicable de la patronal", han asegurado

Por su parte, el secretario general de CCOO del Habitat, Juan Antonio Rueda, en declaraciones a Europa Press, ha insistido en que "hemos intentando antes de empezar la época más dura de calor consensuar un calendario laboral que nos demandaban desde hace tiempo".

"Hemos hecho un esfuerzo, hemos planteado varios escenarios y la patronal no ha aceptado ninguna alternativa propuesta. Hemos dejado desamparados a miles de trabajadores del sector de la construcción en Málaga", ha advertido Rueda, que señala que "empresas y trabajadores demandaban que se hiciera uno consensuado».

Al respecto, ha agregado que se están estudiando movilizaciones en el sector de la construcción "por la lucha de un calendario digno, como siempre". Rueda ha reiterado que el objetivo es "evitar el golpe de calor". "El cambio climático está afectando, los años son más calurosos. Deberíamos tener un consenso, dignificar al sector y darle a los trabajadores los máximos días posibles de jornada intensiva para evitar ese golpe de calor. Los riesgos persisten y está la penosidad con esas temperaturas. La prevención y la seguridad no se negocian", ha apuntado.

Por la ACP, su secretaria general, Violeta Aragón, ha lamentado a este periódico que no se haya llegado a un acuerdo como otros años, aunque ha recordado que "no es obligatorio tenerlo" y que la mayor parte de la construcción tienen ya establecido para el verano, a partir del 18 de julio, el horario intensivo de siete horas. Aragón recuerda que las horas anuales de trabajo en el sector de la construcción en Málaga están fijadas desde inicio de año (1.736) y a partir de ahí las empresas establecen su calendario, acordando los festivos en los puentes y dejando también margen para que en verano pueda aplicarse la jornada intensiva. Así, aunque no se haya alcanzado un acuerdo con los sindicatos, estima que la mayor parte de las compañías se amoldará a ella.

"No es potestativo, pero lo habitual es que todas las empresas trabajen con la jornada intensiva. Lo hacen las grandes compañías, y eso provoca que las más pequeñas o las subcontratas también se adapten a ella", apunta. A su juicio, el impacto de la falta de acuerdo con los sindicatos será "bajo", en la mediada en que serán pocas las firmas que sigan partiendo la jornada en este tiempo.

En todo caso, Aragón recuerda que la prevención para evitar los golpes de calor por parte de sindicatos y empresas debe ir más allá del mero aspecto de la jornada intensiva veraniega, ya que en mayo o junio se han vivido altísimas temperaturas con los trabajadores en su jornada habitual.

Compartir el artículo

stats