Un hombre ha sido detenido en Málaga por presuntamente espiar a una compañera de trabajo a través de un software de control remoto que instaló en el teléfono de la víctima con el que obtuvo imágenes y conversaciones de la mujer. La Policía Nacional atribuye al investigado un delito de descubrimiento y revelación de secreto.

La investigación se inició en el mes de enero de este año tras la denuncia de una mujer que comprobó que en su móvil existían una serie de imágenes y archivos de su vida personal sin que sin que ella fuera consciente de haber sido grabada o fotografiada, por lo que los agentes iniciaron una investigación. Según las pesquisas, alguien instaló el programa en un dispositivo Android que la víctima tenía tiempo atrás, pero fue al cambiar de teléfono a primeros de año fue cuando comprobó que tenía instalado un programa con archivos que contenían imágenes de ella y conversaciones, tanto telefónicas como cotidianas captadas a través del micrófono del teléfono.

Los agentes de la Sección de Ciberdelincuencia localizaron más de 1.000 archivos en una carpeta que contenía vídeos e imágenes de la denunciante, realizando actividades propias de su intimidad y su vida diaria, muchas de ellas en el interior de su domicilio. "La aplicación utilizada permite usar los teléfonos móviles, tabletas electrónicas y computadoras, convirtiéndolos en un sistema de vigilancia casero con el que se puede monitorizar hogar/local/almacén/etc. de forma remota", ha explicado la Comisaría Provincial antes de añadir que la aplicación estaba asociada a una de las cuentas de correo electrónico de la propia víctima, la cual estaba instalada en el teléfono.

Una vez comprobados los archivos, los agentes localizaron en algunos de ellos a una persona ajena a la víctima que manipulaba su terminal telefónico. Esta persona resultó ser un hombre con el que no tenía otra relación que la profesional. Finalmente, y coordinados con la autoridad judicial, se recibieron los correspondientes mandamientos judiciales que concluyeron con la detención del presunto autor de los hechos por su presunta responsabilidad en un delito de descubrimiento y revelación de secretos. En el registro practicado, los agentes intervinieron diversos dispositivos electrónicos que serán sometidos a un análisis forense pertinente.

Según la policía, la aplicación utilizada está disponible en las plataformas de descarga de aplicaciones y tiene como finalidad localizar dispositivos perdidos gracias a la localización por GPS), utilizar teléfonos antiguos como cámara IP de vigilancia para proteger el hogar o incluso como pequeña alarma, ya que es capaz de detectar movimientos. En este caso, fue utilizado de forma delictiva, de tal forma que ha espiado a la víctima, vulnerando su intimidad.