La última gran ambición de la ciudad de Málaga, capitaneada por su alcalde, Francisco de la Torre, tiene nombre propio, Expo 2027, al que el regidor malagueño quiere ponerle como apellido «La Era Urbana: hacia la ciudad sostenible».

La idea la sembró la propia celebración de la última Expo internacional que se celebró en suelo español, la del Agual y Desarrollo Sostenible de Zaragoza, según ha compartido Francisco de la Torre.

Después de lo de Zaragoza, De la Torre tenía claro que quería esa proyección para Málaga, por lo que llevó el asunto al primer Debate sobre el estado de la Ciudad, donde anunció por primera vez ante el pleno del Ayuntamiento de Málaga su intención de organizar una Expo internacional.

Delegación del Ayuntamiento de Málaga en la Feria de Dubai. La Opinión

Pocos meses después de aquel anuncio, De la Torre reconoció que su propuesta no era un objetivo alcanzable «a corto plazo», a lo que había que añadir que, según las reglas del Bureau International des Expositions (BIE) un país debe esperar un mínimo de 15 años desde la última Expo para presentarse como candidato de nuevo. De manera que Málaga tendría que esperar, al menos, hasta 2023.

Desde entonces, esta idea quedó, en cierta medida, en la retaguardia en cuanto a los planes del Consistorio malagueño mientras se sucedían los años, con la idea de armar una candidatura en el momento preciso.

Presentación Expo ante la Asamblea del BIE en París. presentación Expo ante la Asamblea del BIE en París

Las negociaciones tanto con la Junta de Andalucía como con el Gobierno central comenzaron en 2019. Ese mismo año De la Torre viaja a París para informar a los miembros del BIE acerca de su deseo de traer una Expo a Málaga e inicia la ronda de contactos con el tejido empresarial de la ciudad. Entre 2020 y 2021 comenzaron a cerrarse los apoyos en torno al proyecto del Ayuntamiento de Málaga y surgieron las primeras estimaciones sobre el impacto económico que tendría para la ciudad: un impacto económico de 2.915 millones de euros, el 8,1% del PIB provincial de 2019, 31.343 empleos y más de 11 millones de visitas a la sede del evento, que se proyecta en los terrenos de la antigua fábrica de Amoniaco de Málaga, entre Intelhorce, la universidad y el Centro de Transportes de Málaga (CTM).

Cinco ciudades compiten para hacerse con la Expo 2027

Son Minnesota (Estados Unidos), Belgrado (Serbia), Phuket (Tailandia) y San Carlos de Bariloche (Argentina) las ciudades que, junto a Málaga, han apostado por convertirse en sede de la Expo 2027 y, por supuesto, quieren ganar. El pasado 20 de junio, las cinco aspirantes se presentaron a su primer gran examen ante la Asamblea General del Bureau International des Expositions (BIE), en el Palacio de Congresos de París, donde hicieron una puesta en escena de lo que pueden ofrecer. «Yo creo que el tiempo se aprovechó bien. Todas las cosas son mejorables, a mí me gusta ser muy perfeccionista, pero creo que quedó francamente bien y algunos opinaban que quedamos mejor que los demás», reconocía el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, ante la prensa tras volver de la capital francesa. Evitó eso sí, recalcar los «puntos débiles» que vio en las otras candidaturas. «Sería una falta de educación por mi parte. Todas las candidaturas son muy respetables, sólidas y tenemos que tenerlas muy en cuenta.  En noviembre, el Ayuntamiento de Málaga y todo el equipo dedicado a la candidatura se reunirán con los delegados del BIE en la embajada española en Francia, para seguir defendiendo la propuesta para la Expo 2027.

Tras este recorrido de 14 años, el Gobierno de España presentó la candidatura de Málaga oficialmente el 26 de enero.