Kiosco

La Opinión de Málaga

Previsiones

La huelga de las 'low cost' amenaza el inicio del verano en Málaga

Julio arranca marcado por la huelga de tripulantes de cabina de Ryanair, a la que le seguirá el paro de Easyjet - Los hosteleros auguran una buena temporada aunque siguen afrontando una alta inflación

Colas para facturar en el aeropuerto de Málaga. Álex Zea

La capital de la Costa del Sol encara su primer verano con la normalidad recuperada prácticamente al 100%. Sin restricciones a la vista y unos indicadores epidemiológicos favorables, tanto las instituciones públicas como el propio gremio del sector turístico esperan un verano con cifras más que positivas, tanto que incluso, confían en que lleguen a superar las de 2019, un año «histórico» para el turismo en Málaga ciudad y provincia.

Y así lo vaticina también el concejal de Turismo en el Ayuntamiento de Málaga, Jacobo Florido, que informó ayer de que los hoteles de la capital cerrarán el mes de junio con una ocupación cercana al 87%, por lo que se superará el registro de este mes en 2019, que se quedó en un 84,20%, según los datos ofrecidos entonces por Aehcos.

En cuanto al mes de julio, la ciudad espera acercarse a los registros previos a la pandemia y superar también su propio récord turístico, eso sí, pese a la amenaza que suponen las huelgas convocadas por dos aerolíneas low cost con gran peso en Málaga como son Ryanair e Easyjet.

El parón lo inició el fin de semana pasada una parte de la plantilla de tripulantes de cabina de Ryanair, que convocaron huelga los días 24, 25, 26 de junio a través de los sindicatos USO Sector aéreo y Sitcpla, y seguirán esta semana hoy y los días 1 y 2 de julio.

El domingo pasado, cuando se cumplía la tercera jornada de huelga de la compañía irlandesa, ya se habían cancelado 20 vuelos con destino u origen en Málaga.

Este fin de semana se activa también la huelga de Easyjet, que se extenderá durante nueve jornadas en julio, en concreto, los días 1, 2, 3, 15, 16, 17, 29, 30 y 31 de julio.

«La perspectiva en julio dependen de las huelgas de las compañías aéreas pero con las reservas de última hora se esperan que sea superior a las de 2019, por lo que Málaga goza en ese aspecto de buena salud», insistió el edil de Turismo.

Por otro lado, el mes de agosto se espera que sirva como «acicate» tanto para el sector hotelero como hostelero debido al tirón de la Feria de Málaga, que se espera multitudinaria después de dos años suspendida debido a la Covid-19.

Hostelería

Por su parte, el sector de la restauración aguarda también un verano con resultados positivos, aunque igualmente tienen por delante una nueva amenaza en el sector del transporte que podría condicionar su recuperación.

El presidente de la Asociación de Hosteleros de Málaga, Javier Frutos, quiso mostrarse «optimista» ante el primer verano de recuperación aunque lamentó que la inflación sigue perjudicando a los negocios. «Estamos soportando mucha subida porque entendemos que el cliente que viene a nuestro establecimiento le está afectando igualmente. Ahí tenemos una parte importante de esos beneficios que necesitamos para superar estos dos años trágicos que hemos vivido, por lo que seguramente nos costará un poco más».

Compartir el artículo

stats