La pujanza económica de Málaga viene de la mano de un renovado interés por muchas empresas para instalar sus sedes en la ciudad. Eso ha disparado la demanda de suelo industrial y de oficinas de calidad. La llegada de Google con su centro de ciberseguridad en el Paseo de la Farola, frente al Puerto de Málaga, ha marcado el camino a seguir por muchas empresas, que buscan una buena ubicación y de calidad. Además, grandes empresas logísticas y productivas buscan espacios amplios y bien comunicados para reforzar su actividad.

Precisamente en la demanda de suelo logístico se encuentran dos de los proyectos más interesantes que hay ahora activos en Málaga, con el esperado desembarco de unas grandes instalaciones de Amazon de la mano de la aragonesa Montepino Logística y el proyecto Málaga Green Logistics Park, impulsando por el fondo alemán Aquila Capital.

El gran desembarco de Amazon en Málaga

Amazon ha puesto sus ojos en los terrenos industriales que ocupaba la antigua Intelhorce, una de las grandes bolsas de suelo libre para esta actividad y donde ya Mayoral ha instalado su sede y una gran planta. La promotora aragonesa Montepino Logística es la encargada de promover la construcción de las instalaciones, que situarían a Málaga como uno de los grandes centros de distribución de la multinacional americana.

El suelo tiene en torno a 113.600 metros cuadrados y la inversión prevista en su ejecución es de 80 millones de euros, según informó Montepino cuando adquirió el suelo. El complejo tendrá más de 50.000 metros cuadrados de superficie construida y dará solución al proceso de «transporte, entrega urbana y distribución de última milla». El objetivo es reducir los plazos de entrega y recogida de mercancías en zona urbana. El proyecto está pensado para reducir el impacto ambiental, aprovechando tecnologías de eficiencia energética. El inicio de las obras se prevé a lo largo de este año, tras el parón por la pandemia.

Proyecto logístico de la zaragozana Montepino para Amazon. LA OPINIÓN

Nuevo concepto logístico

El otro gran centro logístico en marcha es el Málaga Green Logistics Park, impulsando por el fondo alemán Aquila Capital en el terreno ocupado por las naves de la antigua Bacardi. Este supondrá una inversión de 40 millones de euros y permitirá tener operativa para finales de 2023 la que se convertirá en la mayor zona logística de Málaga. Así, se destinan 45.000 metros cuadrados a naves en régimen de alquiler. Las obras de edificación se prolongarán durante 18 ó 20 meses.

En total, la superficie del suelo es de 79.000 metros cuadrados. Como mínimo, y según la naturaleza de los operadores, se generarán más de cien empleos. La nave contará con estructuras de hormigón de hasta doce metros de altura libre con amplias zonas de maniobra y un gran número de muelles de carga, con un ratio de uno cada 600 metros. Ya hay contactos con operadores nacionales y extranjeros interesados en ubicarse en este nuevo enclave logístico, algunos de ellos sin presencia actual en Málaga. Málaga Green Logistics Park, dice la consultora Savills Aguirre-Newman, representará un incremento del 20,1% sobre la superficie logística existente en la ciudad, y permitirá alcanzar los 277.000 metros cuadrados. El proyecto representará un aumento del 17% de la superficie disponible en la ciudad para uso logístico.

El diseño de este centro logístico se ha ajustado a las necesidades de Málaga, tras un importante estudio de necesidades de Aquila Capital. Así se ha concebido el centro como un bloque logístico multi-inquilino, con una terminal de transporte. La idea es que se atienda la demanda que genera el comercio electrónico y la falta de espacio de almacenamiento. De esta forma se pretende dar respuesta a una demanda creciente en este mercado, atendiendo a sus necesidades logísticas específicas.

Imagen del Málaga Green Logistic Park que promueve el fondo alemán Aquila Capital. lA OPINIÓN

Asimismo, en uno de los expedientes confeccionados por Urbanismo para animar a los inversores a invertir en logística consta que la ciudad posee más de 9,16 millones de metros cuadrados de suelo susceptible de acoger a empresas logísticas. Los más interesantes suman 6,15 millones de metros cuadrados (1,89 millones de metros cuadrados de techo destinados a uso productivo logístico, en total 23 grandes pastillas de terreno). La falta de suelo, por tanto, se está remediando.

El proyecto del Puerto Seco de Antequera está teniendo también un efecto beneficioso para las expectativas de la ciudad, y muestra su impacto en todo el entorno. Ya hay empresas interesadas en vincular su presencia en Antequera con naves en Málaga, conectando así el Puerto Seco con la capital y favoreciendo la distribución de última milla.

Déficit de oficinas

Málaga tiene en marcha reservas de terrenos de un millón de metros cuadrados para la construcción de oficinas, distribuidos en un total de 20 sectores de planeamiento por toda la ciudad y que esperan que sea suficiente para atender la creciente demanda de empresas por venir a Málaga, tanto en el PTA como en el resto de la ciudad.

De hecho, una de las exigencias que se dejan traslucir en las empresas en la búsqueda de espacio empresarial es que esté cerca del mar, con idea de darle un elemento de calidad mayor que sirva de atractivo a la hora de traer trabajadores.

Este elemento se convierte en un incentivo más, que se suma a la oferta cultural, gastronómica y de transportes de Málaga capital para atraer talento mediante la llegada de grandes firmas relacionadas con las nuevas tecnologías y la innovación. Quizá el ejemplo más evidente es el previsto desembarco de Google en Málaga capital con su centro de ciberseguridad, que se está construyendo en la antigua sede del Gobierno Militar en el Paseo de la Farola, con vistas al Muelle Uno y el Puerto de Málaga.

Este elemento ha sido un revulsivo, situando a Málaga en el mapa, aunque ya Telefónica y Vodafone cuentan con proyectos innovadores en la ciudad, mientras otras empresas llevan años instaladas en la ciudad, creando el caldo de cultivo perfecto para atraer a más grandes firmas.

Por ello, desde enero de 2021 en la Gerencia de Urbanismo se trabaja para ampliar la oferta de suelo para oficinas, que ha ido creciendo de forma paulatina y salvando esa falta de oferta que había hace unos años. Ahora Málaga es la provincia más activa de toda la comunidad andaluza, contando con el interés de multinacionales extranjeras, en especial de aquellas pertenecientes al sector tecnológico, y empresas nacionales de primer nivel.