Cuatro hombres han sido detenidos por su presunta pertenencia a una banda asentada en Málaga dedicada a robar vehículos de lujo que posteriormente vendían a narcotraficantes del Campo de Gibraltar. Los investigadores de la Policía Nacional atribuyen al grupo la sustracción por toda la costa malagueña de hasta 52 vehículos valorados en 3.000.000 de euros. La autoridad judicial ha ordenado el ingreso en prisión de tres de los investigados y ha retirado al cuarto el tercer grado penitenciario que tenía concedido.

La investigación se inició en enero de 2021 tras varios robos con un mismo patrón que hicieron pensar en un mismo grupo organizado. Los agentes comprobaron que la red realizaba labores de reconocimiento por las más destacadas urbanizaciones de la costa malagueña, desde Nerja hasta Estepona, para localizar coches susceptibles de ser sustraídos con los medios técnicos de los que disponían sus integrantes. Para ello, tres de ellos se desplazaban juntos y actuaban de noche sobre vehículos estacionados en la calle, o bien en garajes comunitarios o particulares.

Para consumar las sustracciones, los sospechosos utilizaban numerosos mandos e incluso captadores de frecuencia para abrir las puertas de los garajes. Luego desconectaban las alarmas de los coches, accedían a los mismos con las técnicas de sacacorchos o ganzúas y, por último, arrancaban los todoterrenos con sofisticados procedimientos de clonación de llaves. Para evitar el rastreo de los vehículos sustraídos, la trama anulaba los dispositivos de geolocalización integrados en los mismos con inhibidores.

La investigación ha revelado que el grupo tenía preferencia por todoterrenos de gran cilindrada y capacidad de carga, los más demandados por los narcos del Estrecho para alijar y transportar droga y a los que colocaban los vehículos a las 24 o 48 horas por precios que alcanzaban los 6.000 euros.

Una vez identificados y localizados los presuntos autores de los robos, la Policía Nacional realizó registros en domiciliarios en Vélez-Málaga y Estepona, donde fueron detenidos cuatro varones de entre 44 y 50 años por su presunta responsabilidad en delitos de robo con fuerza, pertenencia a organización criminal y falsedad documental. Dos de ellos tenían en su poder documentos de identidad búlgaros con signos evidentes de manipulación, por lo que también se les atribuye un delito de falsedad documental. Además de cuatro vehículos que ya han sido devueltos a sus propietarios, los agentes han recuperado inhibidores de frecuencia, sistemas de duplicación de llaves y/o centralitas, extractores de bombines, detectores de radiofrecuencia, arrancadores de emergencia, llaves vírgenes, mandos de garaje, instrumental para el injerto de bastidores y otras piezas específicas para perpetrar este tipo de robos.

Los investigados, que cuentan con un amplio historial delictivo, forman parte de un entramado itinerante pese a que en los últimos tiempos habían fijado su actividad en la provincia de Málaga.