El sector del taxi ha realizado un paro reivindicativo de 40 minutos esta pasada medianoche en protesta por la agresión por parte de un taxista pirata hacia un taxista en el aeropuerto de Málaga. El taxista agredido ha recibido heridas en la cara y en el tobillo.

“Nosotros llevamos ya mucho tiempo denunciando este tema y demandando que haya más presencia policial. La situación es muy grave, estamos amenazados incluso de muerte. Estas personas no paran de increparnos”, afirma Miguel Ángel Martín, presidente de la Asociación Unificada Malagueña de Autónomos del Taxi (AUMAT).

El sector del taxi pide a las administraciones que trabajen sobre este tema. Asimismo, el presidente de AUMAT asegura que todas las asociaciones del sector del taxi piden con urgencia una reunión con el Ayuntamiento de Málaga, AENA y la policía para que se refuerce la seguridad y vigilancia en la terminal malagueña.

Francisco de la Torre, alcalde de Málaga, afirma que siguen actuando en este tipo de refuerzos y que la Policía Nacional tiene que estar en esta línea de apoyo y de refuerzo. “Es un tema que a veces crea tensiones, como estamos viendo, pero habrá que estar con la máxima contundencia para que el sector del taxi, que sufre competencias a veces ilícitas se sienta amparado para dar el mejor servicio, de la máxima calidad como son los taxistas malagueños, que son unos magníficos profesionales y merecen el máximo apoyo”, asegura.

Martín también detalla que es posible que se establezca un calendario de movilizaciones para protestar ante la situación. El presidente de AUMAT destaca que a nivel estatal tendrían que controlar que no cualquier persona pueda estar en un aeropuerto sin una acreditación a no ser que esté trabajando o sea un pasajero. “Sería algo muy importante para evitar el intrusismo y la piratería sobre todo en un aeropuerto tan importante como es el de Málaga”, apunta.

Desde el sector del taxi desean una pronta recuperación al compañero agredido. “Le mandamos todo nuestro apoyo y nuestra fuerza”, asevera Miguel Ángel Martín.