La incidencia del Covid-19 empieza a arrojar síntomas de estabilización en la provincia. Si el viernes confirmó la Junta casi 2.000 contagios en apenas tres días, el nuevo recuento, el primero de la semana, arroja 1.189 positivos más. Es un descenso acusado y se ve acompañado por otro registro positivo, que en los últimos días hay apenas nueve hospitalizaciones más.

En este momento hay ingresadas 181 personas frente a las 172 que había el pasado viernes. Sí que hay un leve repunte en los críticos, que han pasado de tres a nueve después de jornadas sin variación. La Consejería de Salud y Familias ha informado de que hasta la fecha son 305.184 las personas confirmadas con la enfermedad del Covid-19. Y ha notificado cinco nuevos fallecidos con el virus, de los 48 que lamenta la comunidad autónoma. En la provincia las víctimas son desde que se desató la pandemia un total de 2.511.

Acerca de la viruela del mono, Málaga mantiene 107 casos activos de los 193 notificados en Andalucía. La siguiente provincia con mayor incidencia es Sevilla, que acumula 32. Hay no obstante otros 75 casos en investigación en el conjunto de la comunidad autónoma andaluza.

En cuanto a las vacunas suministradas por la Junta de Andalucía en la provincia, la tercera dosis se ha suministrado a poco más de 800.000 personas, frente a 1,4 millones de ciudadanos de los seis distritos sanitarios malagueños que han recibido al menos un suero. Es decir, sólo el 55% de los malagueños con al menos una dosis inoculada posee también la de recuerdo. Este aspecto ha sido destacado por la propia Junta, en virtud de la incidencia que ha tenido la enfermedad del Covid-19 durante estas primeras semanas del verano.