Unos 20 cm de longitud y 300 gramos de peso, este es el tamaño de las dos crías de puercoespín sudafricano que han llegado a Bioparc Fuengirola. Estos pequeños nacieron hace una semana en Bioparc Valencia, pero su madre no estaba preparada para criarlos, algo bastante habitual en los primeros partos de esta especie. Una inexperiencia que lleva al abandono y que, en ocasiones, puede provocar la muerte de los recién nacidos. 

Por este motivo, el equipo del parque valenciano decidió que la mejor opción para ellos sería trasladarlos al parque malagueño, el cual le está brindándo una nueva oportunidad de vivir, crecer y desarrollarse garantizando su bienestar. 

Desde su llegada, los cuidadores han establecido un control exhaustivo de los pequeños; un registro que diariamente incluye la recopilación de datos como la longitud, el peso, la cantidad de leche que ingieren, control diario de heces, revisión del ombligo, así como cualquier otra información referente a su comportamiento. 

Los miembros que conforman el equipo de Exhibición de Bioparc Fuengirola asumirán la alimentación a mano de estos pequeños hasta que, dentro unos meses, puedan comenzar a comer por sí solos otros alimentos como verduras o frutas.

De momento, la crianza se hace con pequeños biberones a través de tomas cada dos o tres horas, día y noche, con el propósito de aportarles el máximo bienestar y facilitar su crecimiento. Las primeras semanas de vida son cruciales para la supervivencia, puesto que no solo habrá que alimentarlos, sino que además el equipo deberá que de "madre" en cuidados y calor corporal.

Este cuidado diario creará un vínculo especial con los cuidadores que se irá fortaleciendo a medida que pasen los meses. Este contacto, así como los entrenamientos que se tienen preparados, reducirán el estrés y los comportamientos anómalos de los puercoespines, favoreciendo su manejo y potenciando las actitudes naturales que podrían tener en sus hábitats naturales. Estos beneficios se resumen como vínculos positivos que generan directamente un incremento del bienestar animal.

Las crías llegan nacen con ojos abiertos, dientes, pelos y púas

Los puercoespines alcanzan la madurez sexual al final de su primer año. Las hembras inician la cópula presentándose a los machos y la posterior gestación dura alrededor de 94 días. El parto es de hasta 3 crías. 

Los pequeños puercoespines llegan al mundo relativamente bien desarrollados, con los ojos abiertos y con dientes. Tienen púas y espinas blandas al nacer para facilitar el proceso de parto, pero se endurecen rápidamente al contacto con el aire. Los jóvenes crecen rápidamente, alcanzando su tamaño completo en aproximadamente un año.

Cría de puercoespín en el Bioparc de Fuengirola

Este mamífero roedor está incluido en la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). Aunque están registrados como especie amenazada y el número de ejemplares es estable, sobre los puercoespines acechan graves amenazas. La pérdida de su hábitat natural y la persecución por parte de los agricultores que los consideran dañinos para sus cultivos son las principales.