El PSOE del Ayuntamiento de Málaga muestra su oposición a la construcción del rascacielos en el Puerto de Málaga. Tras la retirada ayer, en la Comisión de Urbanismo del punto sobre la aprobación del hotel en el Dique de Levante del orden del día, el grupo municipal ha convocado una rueda de prensa para indicar que su voto habría sido en contra.

Así lo ha dicho su portavoz Daniel Pérez: "El Partido Socialista está en contra de la construcción del hotel rascacielos en el Dique de Levante. No estamos en contra de este proyecto, estamos en contra de la ubicación del mismo".

Pérez ha explicado que la decisión viene motivada porque "no se reunían las condiciones" para que su partido "pudiera dar su voto favorable". Ha señalado que ayer el Área de Urbanismo "mandó un informe que no se sostenía en el que explicaba que todos los expedientes estaban en vigor y que por tanto no había algún tipo de duda para que se pudiera aprobar el plan especial del puerto"; cuestión que finalmente acabó por no darse, pues las dudas sobre la vigencia o caducidad del informe de evaluación medioambiental de la Junta de Andalucía, publicado en diciembre del año 2017 en el BOJA, no permitieron el debate en la comisión.

El portavoz socialista también ha insistido en que durante todos estos años de tramitación del proyecto de construcción del rascacielos, no se han atendido sus peticiones, entre ellas la de realizar una consulta ciudadana: "No se puede entender que un atentado patrimonial tan grande no se haya ni siquiera consultado a los ciudadanos", ha justificado Daniel Pérez.

Es por eso que ha pedido a Noelia Losada, portavoz de Ciudadanos en el consistorio, que vuelva a insistir en esta cuestión para conocer qué opinan los malagueños: "Ciudadanos está en disposición de dar voz a los malagueños", aunque ha resaltado que, desde su punto de vista, "hay un índice creciente de rechazo de la ciudadanía".

Discrepancias en la duración de los trámites

La tramitación del nuevo informe ambiental podría ser un proceso largo. Así lo contó la plataforma ciudadana 'Defendamos Nuestro Horizonte' a este periódico, quien alertó de que, en caso de que el informe estuviera caducado, como han indicado los técnicos de la Consejería de Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía, "habría que volver a 2017", es decir, al inicio de la tramitación urbanística.

Hoy el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, ha vuelto a incidir en que este debería ser breve. Ayer ya comunicó que sería "una tramitación breve, rápida, de tres meses". Así lo ha dicho: "Tres meses más, tres meses menos tampoco tiene tanta importancia". Aunque ha acabado por achacar a los promotores, es decir, al Puerto de Málaga, que se debería haber previsto la necesidad de rehacer el informe ambiental por su caducidad tras estar cuatro años en vigor.

"Hubiera sido bueno que se hubiera previsto por parte de los promotores que podía ocurrir esta necesaria evaluación ambiental nueva. Hágase pronto, tramítese pronto", ha señalado De La Torre. Por su parte, el portavoz socialista, Daniel Pérez, ha planteado la posibilidad de que los técnicos de la Junta de Andalucía determinen la necesidad de llevar "el trámite medioambiental completo de 18 meses". José Antonio Víquez, delegado de Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía, área encargada del proceso, aún no ha determinado cuál será finalmente la vía elegida en este caso.

La Autoridad Portuaria pedirá la vía simplificada

La Autoridad Portuaria pedirá un nuevo informe sobre el impacto ambiental de la Torre del Puerto a la Delegación de Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía por la vía simplificada.  Esta vía presenta la ventaja de que la tramitación se reduciría a tres meses frente a la evaluación ambiental completa que duraría en torno a 18 meses.  Así lo explican fuentes cercanas al proyecto que, sin embargo, sostienen que no pueden decir cuándo se hará.

Será entonces cuando la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento actuará como «interlocutora» entre el promotor del proyecto, el Puerto de Málaga, y la Junta. Esto se debe a que es el consistorio el que envía el expediente urbanístico a la Junta, no solo del rascacielos del Puerto, sino de cualquier edificación que se quiera llevar a cabo en la ciudad. 

«Es una cuestión que compete a ellos, el interesado es el Puerto», justifican fuentes del entorno.