Metro de Málaga, sociedad concesionaria de la Junta de Andalucía, ha instalado un simulador de conducción en la estación Ciudad de la Justicia, y se convierte así en el primer operador ferroviario andaluz en tener esta importante herramienta de base tecnológica.

El sistema, operativo desde esta semana, mejora la formación y reciclaje del personal habilitado para la conducción. Además, optimiza el proceso formativo, dosificando la disponibilidad de la infraestructura para la conducción real en pruebas.

Tanto la propia instalación como el software asociado conllevan multitud de ventajas. En términos pedagógicos, esta herramienta recrea situaciones o incidencias que son imposibles de entrenar con trenes reales, como averías, colisiones o arrollamientos.

Además, reduce los riesgos asociados a la circulación durante la actividad formativa y de reciclaje, que coinciden con labores de mantenimiento, permitiendo el desarrollo de las competencias necesarias para la conducción al simular entornos reales.

Desde el punto de vista operativo, reduce la propia formación práctica en el trazado, lo que condiciona menos el mantenimiento de los trenes, la infraestructura y las instalaciones.

También supone menos desgaste y mantenimiento de los trenes debido a su menor uso. Por último, en términos de ahorro de energía, podrá sustituir parte de las circulaciones reales mediante el uso del simulador.

También se produce una optimización de las horas de formación, ya que su utilización no está sujeta al reducido intervalo de tiempo que deja libre el servicio comercial.

Gracias a esta avanzada tecnología, dependiendo del modo de funcionamiento que se elija, el sistema permite a los formadores observar de manera directa el desempeño del operador. El simulador posibilita registrar, extraer y trabajar con los datos de los escenarios reproducidos, lo que supone que se puedan representar incidencias reales en el simulador y entrenar al personal en su gestión.

Además, ya está incorporado el tramo de extensión del suburbano al centro histórico acometido por la Agencia de Obra Pública entre El Perchel y Atarazanas, permitiendo así agilizar la formación en la conducción de los nuevos tramos y adelantando de esta forma el proceso formativo.

El equipo del simulador de conducción los integra una cabina completa de conducción con pupitre para Urbos 3 (modelo de tren desarrollado por la empresa CAF para el material rodante del suburbano malagueño); un puesto de formador para realizar el diseño y análisis del proceso de formación, y otro de observador para el resto del personal que participa en las sesiones de formación. Su diseño guarda cierta similitud con la de los simuladores de vuelo en instalaciones aeronáuticas.