Kiosco

La Opinión de Málaga

Sanidad

Aumentan los casos de daño cerebral adquirido derivados del Covid-19

La Asociación de Daño Cerebral Adquirido de Málaga atiende actualmente a unas 700 familias, siendo el ictus la afectación que presentan la mayoría de sus pacientes

El ictus es la afectación que presentan la mayoría de sus pacientes

El daño cerebral adquirido es la segunda causa de discapacidad más común en todo el país. Los ictus, los traumatismos craneoencefálicos, los tumores o las paradas cardiorespiratorias en las que se produce la falta de oxígeno al cerebro son algunas de las causas más habituales de su aparición. En los últimos meses, además, se está observando un aumento de los casos derivados de afectaciones por Covid-19.

Más de la mitad de los pacientes con coronavirus padecen algún tipo de daño neurológico, según el neurólogo Tomás Segura. Ya en verano de 2020, este profesional del Hospital Universitario de Albacete concluyó, junto a su equipo, que este virus es una enfermedad neurotóxica que puede atacar al cerebro. En los casos más leves, esto puede derivar en ansiedad, dolores de cabeza o mialgias.

En los casos más graves, los pacientes pueden sufrir ictus, polineuropatías o encefalopatías. Estas patologías producen un daño cerebral adquirido que es el que se está dando cada vez con mayor frecuencia. Así lo corrobora la Asociación de Daño Cerebral Adquirido de Málaga (ADACEMA), desde donde aseguran que «están apareciendo ahora muchos casos de afectaciones por Covid».

Así, la infección por coronavirus se suma a las causas que provocan una de las enfermedades más comunes y, a su vez, más invisibilizadas. Las consecuencias y secuelas del daño cerebral afectan tanto a nivel cognitivo como físico, y repercuten en el desempeño de la vida del paciente: «Es un gran desconocido porque la gente no sabe hasta qué punto pueden llegar las secuelas y cómo puede desestructurar una vida entera», asegura Ángeles Araujo, presidenta de ADACEMA.

Algunas secuelas cognitivas son casi imperceptibles, explica, pero afectan gravemente en el desarrollo de la vida diaria de estas personas. «Pasan desapercibidas por los médicos y el entorno, que no entiende la postura y posición en la que se encuentra la persona en ese momento. Nos encontramos muchísimos problemas en gente que no sabe lo que le pasa ni por qué le está pasando».

Las físicas, por su parte, son más llamativas ya que repercuten en la movilidad y la coordinación del paciente. Asimismo, existen afectaciones a nivel visual que dificultan la conducción o cualquier otro tipo de actividad de la vida diaria. «Es muy importante conocer el daño cerebral adquirido y, sobre todo, que hay secuelas que se ven y otras que no pero que son igual de importantes», incide Ana Ruiz, terapeuta ocupacional de ADACEMA.

En este sentido, la asociación denuncia una falta de concienciación y conocimiento, además de una falta de especialización en el tratamiento de sus secuelas. «En los hospitales de Málaga hay unidades de ictus que son muy buenos pero a la hora de valorar y tratar secuelas se queda muy corta la atención al daño cerebral adquirido».

ADACEMA atiende en la actualidad a unas 700 familias. La asociación cubre todas las áreas de atención a las secuelas del daño cerebral adquirido. Cuenta con un equipo de neuropsicología, que valora, atiende y aborda todos los aspectos cognitivos del paciente, además del apoyo psicológico tanto a ellos como a sus familiares. Asimismo, ponen al servicio de sus usuarios un logopeda, que realiza un abordaje, ya no solo del habla, sino de los problemas de deglución o respiración; terapia ocupacional, mediante la que se incide en la integración de la persona en el día a día y fisioterapia, enfocada a recuperar la marcha, aprender a usar bastones o andadores…

Prevención

«Intentamos cubrir todas las áreas y llegar a cuanta más población, mejor», señala Ana Ruiz. ADACEMA, además, centra sus esfuerzos en la prevención del daño cerebral adquirido. Para ello llevan a cabo charlas y jornadas enfocadas a atajar este tipo de daño y concienciar a la población sobre unos buenos hábitos, precaución en accidentes de tráfico o consumo de alcohol y drogas, aspectos precursores de la aparición de un daño cerebral.

La asociación realiza esta labor en colegios, institutos y en la Universidad de Málaga. «Es muy importante que se conozca el daño cerebral adquirido porque está a la orden del día y nos puede pasar a cualquiera en cualquier momento», asegura la presidenta de ADACEMA. Por su parte, la terapeuta ocupacional de esta asociación incide en que «el daño cerebral no significa el final de una vida, sino aprender una diferente. Es muy importante conocer los medios a los que puedes acudir porque existen, aunque no se pongan a disposición existe». El teléfono de ADACEMA es el 951 900 408.

Compartir el artículo

stats