Kiosco La Opinión de Málaga

La Opinión de Málaga

Medalla de la Ciudad

Celia Villalobos, Hija Predilecta de Málaga: "Para mí es un honor doble, en primer lugar porque estoy viva"

La exalcaldesa llega a la Casona del Parque acompañada por sus hijos y nietos, donde ha recibido también la Medalla de la Ciudad

47

Celia Villalobos, durante el acto Gregorio Marrero

La que fuera alcaldesa de Málaga entre 1995 y 2000, Celia Villalobos, ha llegado a la Casona del Parque radiante, acompañada por su familia, preparada para recibir unos honores que condecorarán su trayectoria política en la ciudad y fuera de ella. 

A sus 73 años, Villalobos ha recibido de manos de Francisco de la Torre, su sucesor en el cargo, la Medalla de la Ciudad y el título de Hija Predilecta de Málaga, una recompensa a la primera y única mujer que ha tomado el bastón de mando en la capital de la Costa del Sol.

En las escalinatas del consistorio malagueño, una sonriente Villalobos ha asegurado a los periodistas que allí la aguardaban que la condecoración es un honor “doble”.

En primer lugar, porque estoy viva. Y como decía Pérez Rubalcaba, a los políticos en este país los enterramos muy bien, cuando se mueren le damos todos los premios. Por otro lado, que haya sido por todos los grupos del consistorio. Yo se lo agradezco profundamente a todos”, agradecía la exalcaldesa arropada por sus hijos y nietos. Cabe recordar que a su predecesor, el socialista Pedro Aparicio, se le entregó esta condecoración a título póstumo.

Sobre Málaga, la ciudad que tanto añoró durante sus años en Madrid, entre otros desempeños, como ministra de Sanidad y Consumo con José María Aznar, ha asegurado que es “de las ciudades que más han evolucionado y que mejor reflejo tiene la sociedad mundial”.

Moreno saluda a Villalobos. Gregorio Marrero

A su llegada, todo en el Ayuntamiento de Málaga ya estaba dispuesto. El repostero azul marino con el sello de la ciudad colgaba de los balcones del Salón de los Espejos -donde después del acto se celebró un cóctel para los invitados- y las escaleras diseñadas por los arquitectos Guerrero Strachan y Manuel Rivera Vera, lucían escoltadas a ambos lados por los guardias engalanados con el uniforme oficial.

Dentro del Salón de Plenos, el ambiente era un hervidero provocado por los encuentros entre amigos y compañeros de hace años, entre ellos, antiguos miembros de las dos corporaciones municipales dirigidas por Celia Villalobos, entre ellos, Antonio Cordero, Francisco Aguilar, Francisco Lucena, Mariví Romero o Mercedes González.

También estaban invitados antiguos concejales de la época de Villalobos y hoy con un gran peso político sobre sus espaldas, como es el propio presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, al que la exalcaldesa se refirió, entre risas, como el “mismo concejal de 25 años de Juventud”. De igual manera estaba presente el coordinador general del Partido Popular, Elías Bendodo, la secretaria general del PP en Málaga, Patricia Navarro o la delegada del Gobierno andaluz en Málaga, Carmen Casero.

Con todos los asistentes ya sentados, entró la comitiva, presidida por exalcaldesa y quien fue su número dos y edil de Urbanismo, Celia Villalobos y Francisco de la Torre, seguida de todos los miembros de la actual corporación municipal en el Ayuntamiento de Málaga, la que aprobó por unanimidad a través de una moción institucional la distinción que esta tarde se ha entregado a la política malagueña.

A través de sus portavoces, todas las formaciones políticas coincidieron en que ambos honores eran una cuestión de “justicia”, por ser Villalobos una alcaldesa de “consenso” en una época en la que el Partido Popular llegaba a la alcaldía de Málaga con 15 concejales.

Lo hacía, por tanto, sin mayoría para gobernar, tras una falta de acuerdo entre PSOE e Izquierda Unida pero que no impidió llegar a grandes acuerdos para la ciudad. En la época de Villalobos se impulsaron proyectos tan importantes como el Palacio de Ferias y Congresos, el Palacio de Deportes Martín Carpena o la construcción del recinto ferial Cortijo de Torres, este último, un hito que De la Torre ha recordado como “de los más felices” de la corporación. En 1999, su equipo obtuvo una mayoría absoluta con 19 concejales, aunque no terminó el mandato al ser requerida por Aznar para su Gobierno.

Málaga nombra Hija Predilecta a la exalcaldesa Celia Villalobos Gregorio Marrero

Fueron inevitables las anécdotas y los recuerdos a aquellos años de la década de los 90, por ejemplo, con aquello de la “alcaldía moral” que defendía Antonio Romero, de Izquierda Unida, que casi prácticamente tuvo el bastón de mando de la ciudad en sus manos. “Él tenía la espinita… ¡me daba un latazo!”, ha evocado Villalobos, arrancando carcajadas entre los asistentes. La de Eduardo Martín Toval, del PSOE, también fue una de las figuras más recordadas por la homenajeada, a quien definió como “un gran político que siempre puso por delante de los intereses de su partido los de su ciudad”.

Hubo, asimismo, palabras para el recuerdo de José María Martín Carpena, asesinado por ETA en el año 2000, un trágico suceso que marcó su vida política, al igual que la de Francisco de la Torre, como ambos han admitido en incontables ocasiones. 

Ya nombrada Hija Predilecta de la Ciudad y condecorada con la Medalla de la Ciudad, Celia Villalobos ha recordado con emoción a su marido, Pedro Arriola, fallecido a principios de 2022, convirtiéndolo en un año “difícil” y lleno de “soledades”, ha asegurado la política.

Málaga en el alma

“Llevo a Málaga en mi alma, como decía Manuel Alcántara, busco al Mediterráneo en las esquinas de la Gran Vía”, ha celebrado Celia Villalobos. “Yo me siento orgullosa de ser malagueña, de ser andaluza, de hablar en español, de entenderme con todo el mundo, de ser una persona feliz. Puedo decir gracias a la vida que me ha dado tanto”.

De su etapa como alcaldesa de Málaga, Villalobos ha recalcado que la primera fue una corporación "muy especial". "Tuve la gran suerte de ser alcaldesa de Málaga, eso es lo mejor que te puede pasar en tu vida. Ver cómo puedes hacer un proyecto de ciudad, que avance y que progrese".

En su discurso, la exalcaldesa ha defendido la importancia de la negociación y la capacidad para llegar a acuerdos en política, y se ha definido como una "defensora a ultranza del consenso".

"La política no es un juego, es una cosa muy seria. Es un servicio público y ese concepto clásico de lo que es esa política es lo que me gustaría ver. Estoy hasta las narices del Twitter. La política volverá a ser seria en este país, estoy convencida", ha remarcado.

Compartir el artículo

stats