El Auditorio Edgar Neville fue el lugar elegido por COPITIMA (Colegio Oficial de Graduados e Ingenieros Técnicos Industriales y de Grado de Málaga) para celebrar la decimoquinta edición del Día de la Profesión, el evento más importante de este colectivo que ya ha cumplido 64 años de vida en Málaga y 182 de historia participando en primera persona en el nacimiento y desarrollo de la actividad industrial de la ciudad.

Este colectivo profesional entregó su máxima distinción, el Péndulo de Oro, que este año ha recaído en la empresa Airzone Málaga, en reconocimiento a su proyección internacional en el desarrollo y puesta en práctica de la llamada climatización inteligente.

La distinción del Péndulo de Oro quiere galardonar a entidades y personalidades malagueñas que velan por el desarrollo y por el bienestar de la ciudad. Antonio Jesús Mediato Martín, director general de Airzone, recibió el Premio de José Zayas, decano del Colegio, quien destacó «la tremenda aportación que la empresa premiada hacía en pos del fortalecimiento de la faceta industrial de Málaga».

25 y 50 años de actividad

Anteriormente a la entrega del Péndulo de Oro, y como viene siendo habitual en este tipo de celebraciones, los responsables del Colegio ofrecieron un cálido reconocimiento para todos aquellos afiliados que llegan a los 25 y 50 años de actividad y que han dedicado su esfuerzo a la mejora de nuestra ciudad. Los homenajeados recibieron una insignia de plata con el escudo del colegio y un obsequio que representa el monolito de las ingenierías industriales diseñado por José Manuel Morales.

También se tuvo una mención especial para los recién licenciados que se incorporan, tras su periodo de aprendizaje, a la vida profesional. El colegio otorgó una distinción al mejor expediente logrado por un alumno o alumna del último año de carrera, que en esta edición ha correspondido a Álvaro Raya Herrero.

Otra de las distinciones, la Colegiada Honorífica, recayó en María José Ortega Fraile. La Mutualidad del Colegio otorgó su premio a Javier Ignacio Ruiz Cuadrado, un colegiado que se ofreció para hacer un proyecto urgente en las instalaciones del hospital de campaña que se construyó en Carranque durante las semanas más duras y críticas de la pandemia en la capital malagueña. Por último, la Asociación Nacional de Ingenierías Técnicas Industriales condecoró al interventor actual de la Junta directiva del Colegio, José María Gómez Bravo de Mansilla, por su brillante trayectoria.

«Una gran implicación»

Tras una actuación musical protagonizada por el guitarrista malagueño Pedro Guerra, tomó la palabra José Zayas, decano del colegio, que tras felicitar a todos los presentes y galardonados, destacó la «gran implicación» del colectivo que forman los 2800 afiliados «en el desarrollo de una ciudad como Málaga». Zayas también recalcó «la seguridad y la garantía que ofrecen todos los trabajos que ejecutan día a día en diferentes sectores (industria, comercio, etc) todos los ingenieros técnicos industriales en Málaga y que suele alcanzar alrededor del 80% de todo el volumen de trabajo. Para Zayas, el Día de la Profesión «quiere ser un acto de homenaje a los compañeros y compañeras de profesión que han contribuido con su esfuerzo y dedicación a crear un a Málaga más próspera y competitiva».