Un joven de 20 años ha sido detenido en Melilla como presunto responsable de 14 estafas realizadas por internet por el método conocido como SIM swapping, que consiste en recopilar datos personales de las víctimas y manipularlas mediante engaño con el uso de correos electrónicos de phishing con los que se hacen pasar por la entidad bancaria. Según la investigación de la Policía Nacional, el investigado realizaba compras fraudulentas que eran recogidas en un domicilio de Málaga, mientras que las víctimas se reparten por varias localidades del país -Albacete (4), Alcorcón (2), Mislata, Alzira, Gijón, Valladolid, Morón de la Frontera, Toledo, Puerto de Santa María y Salamanca-. El importe defraudado asciende a casi 72.000 euros.

Una denuncia en una comisaría de Valencia supuso el inicio de la investigación en 2021. La víctima trasladó una estafa de casi 6.000 euros a través del método SIM swapping. La denunciante comprobó en su entidad bancaria que existían cuatro tarjetas de crédito a su nombre, aparte de la suya. "Con todas se habían realizado compras por internet y varios familiares que la llamaban a su número de teléfono le decían que les contestaba un hombre desconocido", han explicado.

El Grupo de Policía Judicial de Comisaría de Distrito de Ruzafa (Valencia) localizó en Málaga el domicilio donde eran entregadas las compras fraudulentas, por lo que trasladaron lo actuado al Grupo de Policía Judicial del Distrito Oeste de Málaga. Estos agentes pudieron determinar la existencia de hasta 13 víctimas más que habían sido estafadas con el mismo modus operandi y que tenían como nexo común de todas ellas el que las compras fraudulentas realizadas por internet eran recogidas en la misma vivienda de la capital malagueña.

Según las pesquisas, la persona que residía en este domicilio y recogía los paquetes, exponiéndose a una fácil identificación, desconocía la procedencia ilícita de los mismos, habiendo sido captada por el presunto autor de la estafa, que le pagaba una módica cantidad de dinero por cada paquete que recibía y que inmediatamente pasaba a recoger. Una vez plenamente identificado, el presunto artífice de los hechos fue detenido en Melilla, siéndole intervenidos una tablet, un móvil de alta gama y cuatro tarjetas bancarias (una de ellas con sede en Lituania y otra de criptomonedas). Finalmente fue puesto a disposición judicial por 13 delitos de estafa y uno de usurpación de identidad.

SIM SWAPPING

Con este método, el defraudador recopila datos personales sobre las víctimas, manipulándolas mediante engaño, principalmente con el uso de correos electrónicos de phishing -haciéndose pasar por la entidad bancaria-. Después, el estafador se dirige a la compañía telefónica de la víctima solicitando una nueva tarjeta SIM. Para conseguirlo utiliza todo tipo de estratagemas, siempre haciéndose pasar por el perjudicado, conociendo y utilizando los datos personales obtenidos con anterioridad. Una vez obtenida la tarjeta SIM, el teléfono de la víctima perderá la conexión a la red y el estafador recibirá todos sus SMS y llamadas de voz, que en unión al libre acceso a la aplicación bancaria (APP), le permitirá realizar compras de elevada cuantía por Internet, consumando así la estafa.