La crítica situación del pantano de La Viñuela ha obligado a los ayuntamientos de la provincia a limitar el uso del agua. 

El embalse se encuentra en mínimas históricas, tan solo al 13% de su capacidad. El ahorro de agua para garantizar el abastecimiento es esencial, por eso ya las instituciones competentes de la Axarquía comienzan a tomar medidas, entre ellas cortes de agua en las duchas de la playa.

La medida de cortar el agua en las duchas nace después de la petición de la Mancomunidad axárquica para intentar reducir el consumo de agua potable en un 20%. Así la decisión de cerrar las duchas de playa se ha puesto en marcha, desde el pasado 1 agosto, en el Ayuntamiento de Rincón de la Victoria y el de Vélez-Málaga. 

Por lo que hasta nuevo aviso,  las duchas de las playas del litoral del municipio permanecerán cerradas, estando solo disponibles los lavapiés.

No solo las playas ven restringido el agua, cualquier actividad acuática también se suspende. En Iznate, por ejemplo, el Ayuntamiento comunicaba la suspensión de las actividades del Deslizador Acuático programado con motivo de su semana cultural.

Asimismo, en la capital de la comarca, Vélez-Málaga, el equipo de gobierno ha instado a la Junta a construir una planta desaladora cuyo proyecto, elevado por el propio Consistorio, prevé generar 80 hectómetros cúbicos al año.

Otra de las consecuencias de estos cortes han sido el aluvión de llamadas o de correos electrónicos por parte de usuarios a diversas agencias de turismo de toda la Costa del Sol. Turistas que tenían previsto pasar sus vacaciones durante las próximas semanas en la provincia y preguntando por el corte de agua en el servicio de duchas de las playa por la sequía.

Ya se han producido algunas cancelaciones por parte de clientes que habían elegido para su días de descanso Vélez-Málaga o Rincón de la Victoria, según confirmaban ayer propietarios de alojamientos turísticos.