"Chico, tenemos ventas". Este es el mensaje que envió Julia, dependienta de la tienda Bumpers, de la calle Sancha de Lara, a su jefe tras el último consejo del alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, sobre formas para combatir el calor este verano. Conoció la declaración del regidor gracias a su abuela, que se la envió por Whatsapp y vio el cielo aun más abierto para una prenda que dice que "ahora se ha vuelto a llevar. Las llevan los jóvenes".

Estas son las guayaberas, el nuevo icono de la moda municipal malagueña, en la que la marca de Fran Ruiz y Juanmi Fernández es referente. Esta prenda, originalmente diseñada para los hombres, se fabricó por primera vez, según algunas teorías, en Cuba hace ya más de dos siglos. Aunque es masculina, en Bumpers aseguran que "se la puede poner quien quiera, tanto hombre como mujer".

Su tejido por excelencia es el lino, lo que la hace "fresquita", sin perder su "toque formal", como explica la dependienta de Bumpers. Pero, ¿qué es lo que la diferencia de una camisa convencional? Tiene cuatro bolsillos, dos en la parte superior de la camisa, en la zona del pecho, y otros dos en la parte inferior. Por debajo de ellos, hay dos líneas que atraviesan la prenda desde los hombres, son las llamadas 'alforjas'. Se dice que los bolsillos se usaban en su origen para llevar guayabas. Es esta fruta tropical la que podría haber bautizado a la prenda según algunas investigaciones.

Fran Ruiz, uno de los creadores de la marca, conocida por haber vendido guayaberas al rey Felipe VI, razona que "se usaba de mayor, era una prenda tradicional, clásica", pero a la que han conseguido dar una vuelta y "adaptarla a la moda actual". Para muchos, ahora es la perfecta sustituta del traje para celebraciones en época estival como las bodas.

De hecho, la idea de recuperar las guayaberas en el siglo XXI vino motivada por una de ellas: "Un amigo mío fue a una boda en Sevilla y vio a la gente con guayaberas. La gente las usa allí para ir a la feria, a bodas, en Málaga ni se conocía". Así fue como hace 3 años, los promotores de Bumpers aceptaron el reto de lograr que la guayabera estuviera en "los armarios de chicos de 30, 40 años".

Sin embargo, ya no solo por modas, sino también por la propia confección de la prenda a la marca le resultó difícil despegar. "Nadie quería hacerlas", explica Fran Ruiz. "El tiempo que invertían en hacer una guayabera, en otro taller hacían tres camisas (...). Es una confección muy elaborada". La marca cuenta ya con 12 puntos de venta en toda España y con uno en Abu Dabi, que se abrió a comienzos de este año.

Sus socios insisten en que el alcalde de Málaga ya ha usado guayaberas de Bumpers y esperan que se anime a llevarlas también en la feria, que comienza la semana que viene.