Kiosco

La Opinión de Málaga

Turismo

El sector turístico teme un «otoño frío» por la crisis en Reino Unido y Alemania

Las previsiones para septiembre apuntan a una caída de visitantes extranjeros, así como a la posibilidad de una nueva recesión por culpa de la alta inflación - Las limitaciones en el uso del gas condicionarán los desplazamientos por Europa

Las previsiones para septiembre y las primeras semanas del próximo otoño empiezan a encender las alarmas sobre una posible recesión tras este verano de récord. | ÁLEX ZEA

Los expertos hablan ya de «otoño frío», de nueva recesión en el sector turístico, cuando aún no se han terminado de recuperar todas las cifras de negocio de 2019, aunque en número de visitantes se haya vuelto a números de récord durante el mes de agosto. La crisis en Reino Unido y Alemania es una seria amenaza para Málaga y el conjunto de la Costa del Sol.

Estos dos son los principales mercados internacionales para la provincia y, como subrayan los portavoces de las patronales hotelera y de alojamientos turísticos, todo lo que pase en Londres o Berlín «afecta de manera muy directa en el PIB malagueño».

Las previsiones para septiembre apuntan para la asociación provincial Aehcos a una caída de visitantes extranjeros, guiada sobre todo por la alta inflación y las limitaciones en el uso del gas para esos mercados emisores. «La bajada de la capacidad aérea es preocupante», pues se viene de un ciclo «de enero a septiembre» con «buenos datos en algunos aspectos y malos en otros», expresa la propia patronal hotelera.

Así, el mercado alemán ha tenido de momento una caída de más del 25% sobre los máximos históricos que se registraron precisamente en 2019. Pero es que tanto Reino Unido como Francia, en el acumulado desde enero, también arrojan descensos de alrededor del 15% respecto a hace tres años.

Aehcos apunta a que incluso Irlanda ha bajado en casi un 12%, por lo que los buenos números de julio y las previsiones de agosto están condicionadas a que el mercado nacional sigue «eligiendo la Costa del Sol y el resto de la provincia» para compensar las caídas del turismo internacional.

Julio se ha cerrado con un incremento del 2% en cuanto a las cifras de ocupación de 2019. Pero no sólo la crisis energética hace esperar un mal otoño, sino que también contribuirán a esa situación las nuevas huelgas de las compañías aéreas, lideradas por Ryanair, que se anuncian hasta el 7 de enero de 2023.

La ocupación para el próximo mes de septiembre podría no alcanzar el 80%, con lo que se establecería en casi un 10% menos del mismo periodo de 2019. Para octubre el descenso es similar, puesto que se espera que no llegue al 70% (rozó el 80% hace tres años). De ahí que se anuncie un «otoño frío», con peores previsiones de las que esperaba el sector turístico.

El pasado año ya tuvimos un verano prolongado, con muy buenos registros para septiembre u octubre, dentro de las restricciones que por entonces existían. Este verano también puede condicionar la inflación y la llegada de unos meses complicados

decoration

«El pasado año ya tuvimos un verano prolongado, con muy buenos registros para septiembre u octubre, dentro de las restricciones que por entonces existían. Este verano también puede condicionar la alarma de los expertos económicos, que advierten de una preocupante inflación y la llegada de unos meses complicados», alegan los portavoces del Comité Ejecutivo de Aehcos.

Las mejores previsiones volverán a tener como protagonistas destinos de interior. Antequera, que ya lideró la ocupación en el puente del pasado mes de mayo, remontará en los próximos meses ese 35% que se espera para este agosto. Pasará a superar el 50% de ocupación en septiembre y se remontará al 65% en octubre.

Ronda mostrará una recuperación aún más contundente, guiada por las Fiestas de Pedro Romero y la Corrida Goyesca de septiembre. Así se situará su ocupación para este agosto casi en el 45%, mientras que el siguiente mes ya estará «rozando el 75%» de ocupación.

El vicepresidente ejecutivo de Aehcos, sostiene que todos estos números tienen que ser revisados mes a mes y resta bastante verano: «Debemos ser cautos porque la evolución de la demanda puede estar condicionada por las reservas de última hora, como ya pasó esta pasada primavera».

Los incendios, en el punto de mira, por delante de la falta de agua

La patronal hotelera Aehcos subrayó ayer que el mejor termómetro para conocer las inquietudes de los turistas lo representan las agencias de viaje. Pero confirmó que la sequía y la falta de agua en las duchas de algunos municipios son cuestiones que han empezado a plantear turistas con reservas para estas próximas semanas. Pero en este mismo sentido, para los visitantes centroeuropeos preocupa incluso más la oleada de incendios en España.

Compartir el artículo

stats