La Asociación Centro Histórico de Málaga, Centro Comercial Abierto organizó el jueves por la noche su tradicional gala anual, después de dos años de parón por la pandemia. Así, se dieron cita en el Castillo de Gibralfaro más de 240 personas, entre ellas, hosteleros, comerciantes, directivos culturales y políticos entre los que se encontraba el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre.

Todos reunidos para rendir homenaje a una persona que ha trabajado por Málaga toda su vida, Rafael Prado, propietario del mítico Café Central que este año cerraba sus puertas después de más de 100 años de historia. Prado ha estado al frente de la Asociación de Hosteleros y de la Asociación de Comerciantes entre otras muchas responsabilidades dentro del tejido social y empresarial de la ciudad. Ahora le ha llegado el turno de recoger este reconocimiento que le llevará a ser Abanderado de la Feria de Málaga el próximo sábado 13 de agosto por la mañana en la Romería.