La Policía Nacional investiga dos ataques con explosivos que se han producido esta pasada madrugada en dos cajeros a automáticos de La Malagueta y Teatinos con el propósito de robar el dinero. Según fuentes cercanas al caso, los hechos se han producido con una diferencia de quince minutos y en dos oficinas de Bankinter.

La primera explosión se ha producido a las 6.10 horas de la madrugada en la sucursal que esta entidad española tiene en la plaza de La Malagueta. Alertadas por los vecinos que han llamado al sistema de Emergencias 112, varias dotaciones de la Policía Nacional y Policía Local se han presentado en el lugar y han comprobado que se trataba de un ataque con explosivos para acceder al dinero de las máquinas dispensadoras de efectivo, un modus operandi que en la última década han puesto en práctica varias organizaciones en la Costa del Sol, tanto con combinaciones de oxígeno y acetileno como con explosivos sólidos.

Cajero atacado en Teatinos.

Sin embargo, apenas 15 minutos después, un nuevo aviso en la otra punta de la ciudad ponía en jaque a las fuerzas de seguridad. Una segunda explosión sobresaltó a los habitantes de Teatinos, que llamaron a los servicios de emergencia sobre las 6.25 horas y situaron los hechos en las oficinas que la misma entidad tiene en la calle Kandinsky, muy cerca de la Ciudad de la Justicia. En este caso, algunos testigos aseguran haber visto al menos tres hombres con pasamontañas manipulando el cajero, que ha quedado desencajado de la pared. Poco después, estas tres personas habrían abandonado la zona a toda velocidad a bordo de dos vehículos de alta gama. La proximidad de la A-357 y la MA-20 ha facilitado esa huida.

En ambos casos, tras precintar la zona, han acudido agentes de la Policía Científica y del Tedax-NRBQ, cuyos efectivos tratarán de determinar qué tipo de explosivo se ha utilizado. Hasta el momento se desconoce si el ataque ha culminado con el robo de dinero y la cantidad. Los investigadores ya analizan las cámaras de seguridad, tanto en las zonas donde se produjeron los ataques como en los recorridos que los vehículos implicados pudieron cubrir y después de los mismos.