Kiosco

La Opinión de Málaga

Sequía

El sector agrícola mira con esperanza el pronóstico de lluvias en septiembre

Los cultivos con recolección en otoño e invierno, como el caso del olivar, tienen condicionado el rendimiento de la próxima cosecha a las precipitaciones del inicio del año hidrológico - La Viñuela sigue como el principal foco de la sequía

Plantas de olivo listas para poder ser trasladadas a una finca dedicada durante los últimos años a otros cultivos que requieren de mayor disponibilidad hídrica. | L. O.

Temperaturas extraordinariamente altas, en medio de un periodo de sequía que ha deparado graves incendios, o el agua del mar al filo de los 30 grados. El término «tormenta perfecta» cabe mejor que nunca para unas previsiones que apuntan a un septiembre de rayos y truenos. Y ya han empezado a adelantarse estos episodios, como ha ocurrido en Cataluña en el cierre de esta primera semana de agosto. El sector agrícola malagueño sigue abonado a que estos episodios alivien la sed de muchos cultivos de cara al otoño y al próximo invierno.

La sequía empieza a hacer mella en Andalucía

La sequía empieza a hacer mella en Andalucía ATLAS

Expertos en meteorología de la talla de Mario Picazo se han adelantado a poner la ecuación de cara a septiembre: «Mediterráneo a 30 C = fábrica de vapor de agua = calor y bochorno extremo este verano = lluvias torrenciales recta final del verano e inicio del otoño = inundaciones e impacto en especies marinas». Los agricultores han comentado en los últimos días el planteamiento apuntado por Picazo en Twitter.

Cierto que un mar cálido solo no fabrica tormentas severas, eso se da por hecho, pero sí la dinámica atmosférica de frecuentes Danas e incursiones de aire frío que vivimos con mayor frecuencia desde la pasada década y no necesariamente solo en otoño

decoration

«Cierto que un mar cálido solo no fabrica tormentas severas, eso se da por hecho, pero sí la dinámica atmosférica de frecuentes Danas e incursiones de aire frío que vivimos con mayor frecuencia desde la pasada década y no necesariamente solo en otoño», agregaba el meteorólogo. Los propios portavoces del sector agrícola confían no obstante en que las precipitaciones vuelvan a producirse al inicio del año hidrológico, en septiembre, sin daños colaterales para otros sectores de la economía.

Para los representantes de Asaja en la provincia, el olivar representa una importante fuente de riqueza para Málaga. Los técnicos argumentan que con una lluvia no torrencial en septiembre, la aceituna alcanzaría un calibre y rendimiento óptimo de cara a la extracción en las primeras semanas del invierno del aceite. Y también representaría una «inyección muy positiva» para la aceituna de mesa.

Igualmente se encuentran a la espera de ese agua de mayo, en forma de precipitaciones copiosas, un cupo de cultivos de cereal y también los cítricos. Aunque muchas de estas últimas variedades disponen de opción de riego para aliviar la sequía, las lluvias podrían propiciar mayores rendimientos de cara a las futuras cosechas. En este marco, la comarca de la Axarquía requiere de mención aparte. Con el embalse de la Viñuela en mínimos desde su construcción en 1986, las previsiones son bastante pesimistas.

Respecto al cultivo del subtropical hay opiniones contrapuestas. Los expertos explican que la bajada de precios del aguacate a finales de esta pasada campaña no tiene por qué repercutir en la recolección de la fruta a partir de octubre o noviembre. Pero sobre la incertidumbre de la falta de recursos hídricos consideran que a medio plazo será difícil sostener las cuotas de riego que hasta ahora han mantenido a La Axarquía como líder europea en producción de aguacates y mangos.

La Viñuela ha cerrado la primera de agosto al 12,4% de su capacidad, con poco más de 20 hectómetros cúbicos acumulados sobre una capacidad total de 164. Dista de la situación de La Concepción, con 49 hectómetros que representan el 78% de los 61 que puede acumular. Es decir, con la situación crítica del pantano axárquico, la conducción desde el embalse de la Costa del Sol occidental, puesta en marcha en abril pasado, «no es la solución definitiva» al problema que padece el litoral oriental.

Con media Andalucía con restricciones, el Poniente almeriense no tiene limitaciones en un año tan complicado como el actual

decoration

Para los estudiosos de la Universidad de Málaga, el ejemplo en el que mirarse se encuentra en Almería. «Con media Andalucía con restricciones, el Poniente almeriense no tiene limitaciones en un año tan complicado como el actual», relata el técnico agrícola Miguel Méndez.

Este estudioso que ha trabajado durante décadas en la implantación de cultivos hidropónicos, recuerda que la Costa del Sol está a años luz de aprovechar como Almería cada gota de agua que cae en cualquiera de sus embalses: «Y hacia ahí debe caminar Málaga».

Sustituir cultivos de regadío por otros más adaptados al ciclo de la sequía

Técnicos de la UMA subrayan que la provincia dispone de ejemplos de rentabilidad agrícola en comarcas como la de Antequera, sin la necesidad de grandes esfuerzos en materia de regadío. Así apuntan al pistacho o a la quinoa a la hora de ofrecer alternativas, en pleno ciclo de sequía, a esa verdadera «fiebre por los subtropicales» que se ha extendido por la Axarquía, Valle del Guadalhorce y territorios próximos al límite con la provincia de Cádiz.

Compartir el artículo

stats