Kiosco

La Opinión de Málaga

Ahorro energético

Incertidumbre en el comercio malagueño en el arranque del plan de ahorro energético

Critican que es una «imposición» del Gobierno que perjudicará a los negocios -El ayuntamiento afea la falta de acuerdo político y asegura que consensuará las medidas con el sector - No está definido aún qué modificaciones habrá en la iluminación municipal

Un comercio de Málaga capital. Álex Zea

A partir de hoy ya está en vigor oficialmente el real decreto-ley por el que se regula el plan de ahorro energético aprobado por el Ejecutivo de Pedro Sánchez.

Por tanto, debe empezar a aplicarse el paquete de medidas destinadas a disminuir el consumo de energía, que entre otros aspectos incluye la limitación del aire acondicionado a 27 grados -hasta 25 grados en bares y restaurantes- o apagar la iluminación de los escaparates y edificios públicos a las 22 horas.

Ante el arranque de este plan de gestión energética, no exento de polémica y enmarcado en el contexto de la guerra de Ucrania, los comerciantes malagueños no esconden la gran dosis de incertidumbre con la que se enfrentan a estas nuevas normas.

«Todavía no hay un consenso de qué se va a hacer, no sabemos cómo lo vamos a aplicar», expone el presidente de Málaga Comercio, Salvador Pérez. «Nosotros no podemos estar detrás de cada uno viendo como tiene puesto el aire acondicionado. Habrá sitios donde puedan soportarlo y otros donode no sea rentable».

Otra de las medidas más controvertidas es la de los escaparates, que cuenta con el rechazo de la federación de comerciantes malagueños, un gremio donde, además, aún reinan serias dudas sobre si apagarán o no las luces cuando echen la persiana.

«No sabemos lo que vamos a hacer, es un tema de cada cual y nosotros desde la federación podemos hacer comentarios pero esto es una imposición por parte del Gobierno, porque no ha habido consenso político ni nada que se le parezca», añade Pérez, que califica como una «auténtica barbaridad» esta medida.

«Estamos en la Costa del Sol donde hay establecimientos abiertos hasta más tarde. No sé cómo se va a hacer esto en una ciudad turística. No olvidemos que venimos de dos años de pandemia».

Iluminación municipal

El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, aseguró ayer que acatarán las directrices del decreto aunque aseguró que aún hay conversaciones por delante tanto con el propio Gobierno, la FEMP (Federación Española de Municipios y Provincias) y los sectores económicos de la ciudad.

«Siempre procuramos cumplir las normativas que hay, nos gusten o no nos gusten, sean diálogados o no», incidió el regidor, afeando también la falta de acuerdo político en el desarrollo del plan energético.

Pese a que la norma está ya oficialmente en vigor, aún no está definido qué modificaciones habrá en la iluminación en los edificios municipales, ya que De la Torre defiende que los pocosque cuentan con alumbrado exterior, como el caso del propio consistorio, es ocasional y funcionan con bombillas LED, de bajo consumo.

Sobre los monumentos, el regidor sí abrió la puerta a reducir las horas de iluminación externa de los monumentos históricos, aunque no entró en más detalles. «El otro día pedí datos sobre los consumos de Alcazaba, Gibralfaro y Catedral, realmente son cantidades muy reducidas lo que supondría no tener iluminado y sin embargo son señas de identidad».

Sobre las medidas de aplicación en el sector privado, De la Torre destacó que se reunirán con los sectores a los que atañe esta nueva normativa para consensuar las medidas a tomar en la ciudad de Málaga, donde podría decidirse, entre otras cosas, a qué hora apagar la iluminación de los escaparates.

"Iremos hablando sobre el sector económico sobre ello. Las tiendas a esa hora están cerradas, es una cierta publicidad. Pero trataremos de hacerlo de una forma consensuada. Tratamos de complementar lo que el gobierno ha hecho poco, que es dialogar y consensuar", zanjó.

Compartir el artículo

stats