La provincia de Málaga registró entre enero y junio de este año un total de 42.879 infracciones penales, cifra que supone un 26,8% más que las 33.823 contabilizadas durante el mismo periodo del año pasado y un 14,25% más que durante los primeros seis meses de 2019, año que se utiliza como referencia anterior a la pandemia. Según el balance de criminalidad publicado este viernes por el Ministerio del Interior, este aumento es ligeramente superior al registrado en Andalucía (26,7%), aunque está por debajo de la media nacional (27,9%).

Los diez delitos que forman la lista estadística aumentan en la provincia respecto al año pasado. Porcentualmente, los que más suben son las tentativas de homicidios/asesinatos y las agresiones sexuales con penetración, que en ambos casos han subido un 60%. Le siguen los hurtos, que con 11.088 casos en toda la provincia experimentan un 50,5% más que durante el mismo periodo del año pasado, los robos con violencia e intimidación (+50,2%) y los delitos vinculados a las lesiones y riña tumultuaria, que con 526 casos experimentan un aumento del 39,5%. Los secuestros, un delito relacionado con normalmente con el crimen organizado, crecieron algo más del 33%, mientras que los robos con fuerza en domicilios aumentaron un 31,6%.

Por grandes municipios, destaca el aumento de la criminalidad en Málaga capital, cuyas 14.915 infracciones en los primeros seis meses del año han supuesto un 29.5% más que las 11.515 de 2021 y un 13.8% más que las 13.106 de 2019 (prepandemia). En la capital destaca la subida del 300% que registran los homicidios o asesinatos consumados, ya que entre enero y junio se han sumado cuatro de los nueve crímenes que ha sumado la provincia en ese periodo. Con 15 casos, las agresiones sexuales con penetración han aumentado un 150%, el mismo porcentaje que las tentativas de homicidio. Otros municipios en los que la criminalidad ha subido son Antequera (-52,9%), Alhaurín de la Torre (+37,1%), Fuengirola (32,5%) o Marbella (+30,9%).