El Índice de Precios de Consumo (IPC) registró el pasado mes de julio una subida interanual del 11,4% en la provincia de Málaga, según los datos del Instituto Nacional de Estadística, que señala que la variación de este medidor en lo que va de año es del 6,1%.

Ese aumento en la variación interanual de los precios en Málaga, que es la más alta registrada en los últimos veinte años, viene impulsada por una subida en casi todos los ámbitos, salvo la sanidad y las comunicaciones, pero ese incremento fue especialmente alto en la vivienda, el agua y la electricidad, con un 21,2% por encima del mismo dato de julio del año pasado. Los alimentos y bebidas no alcohólicas suben un 15,2% y los hoteles y restaurantes, casi un 10%, mientras que el transporte se queda cerca del aumento de la vivienda, con un 17,1%.

Sin embargo, en el pasado mes de julio sí hubo un muy leve descenso con respecto al mes anterior, con un -0,3%, una tendencia que se dio en todas las provincias andaluzas.

Por su parte, en Andalucía el IPC bajó un 0,4% durante julio con respecto al mes anterior, mientras que la tasa interanual asciende y se situó en un 11,2%, 0,7 puntos por encima del dato de junio.

A nivel nacional, el IPC cayó un 0,3% en julio en relación al mes anterior, aunque disparó su tasa interanual hasta el 10,8% puntos, su nivel más alto desde septiembre de 1984 y seis décimas por encima de la registrada en junio, según los datos definitivos publicados por el INE.

El organismo confirma así el dato que avanzó a finales del mes pasado, aunque ha elevado una décima el aumento mensual adelantado. Con el repunte de julio, la inflación encadena dos meses consecutivos por encima del 10%, después de que en junio se situara en el 10,2%.

En términos interanuales, la tasa del 11,2% andaluza, que supera en 0,4 puntos a la nacional, es también superior a la de Asturias (11,1%), Comunidad Valenciana y Melilla (ambas con 10,9%), Cantabria, País Vasco (10,5%), Baleares y Cataluña (ambas con 10,3%), Ceuta (10%); Madrid (9,6%), y Canarias (9,4%).

En el otro extremo se encuentran Castilla-La Mancha (13,2%), Castilla y León (12%), La Rioja (11,7%), Galicia y Extremadura (ambas con 11,5%) y Aragón, Navarra y Murcia (todas con 11,4%).

Por sectores, en Andalucía durante julio los precios han subido en relación con el mes anterior en vivienda (2,4%), en ocio y cultura (0,9%), bebidas alcohólicas y tabaco (0,6%), restaurantes y hoteles (0,4%), alimentos y bebidas no alcohólicas y muebles y artículos del hogar (0,3%) y sanidad (0,2%).

Por su parte, han descendido sobre todo en vestido y calzado (-10%), comunicaciones (-2%), transporte (-1,7%) y otros bienes y servicios (-0,3%). Se mantiene por cuarto mes sin cambios en enseñanza.

Por provincias, con respecto al mes anterior, los precios han bajado en todas ellas, especialmente en Almería (-0,8%), Córdoba (-0,7%), Granada y Jaén (ambas con -0,6%), Huelva y Málaga (-0,3%), y Cádiz y Sevilla (-0,2%).

En el país, según el INE, la escalada del IPC interanual hasta el 10,8% en julio se debe, principalmente, a las subidas de los precios de las viviendas, hasta el 23% a causa de los precios de la electricidad, el vestido y calzado, con un variación anual del 5,0%, y a los alimentos y bebidas no alcohólicas, que sitúa su tasa en el 13,5%, la más alta desde el comienzo de la serie, en enero de 1994.

Por su parte, los precios de los transportes cayeron tres puntos en comparación con los datos de junio, hasta el 16,2%, por el descenso del precio los carburantes y lubricantes.

Por su parte, la inflación subyacente (sin alimentos no elaborados ni productos energéticos) aumentó en julio seis décimas, hasta el 6,1%, su valor más alto desde enero de 1993. En el séptimo mes de 2022, el Índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) situó su tasa interanual en el 10,7%, siete décimas por encima de los datos de junio.

Unicef España muestra su preocupación por la subida del IPC

Unicef España mostró ayer su preocupación por la subida del IPC, que en julio ha escalado hasta el 10,8%, al impactar sobre todo en las familias y los niños más vulnerables y que ha provocado, por ejemplo, que el precio de los alimentos para bebés se haya incrementado un 17,5%. La directora de Sensibilización y Políticas de Infancia de Unicef España, Carmen Molina, recordó que España es uno de los países de la UE con mayor tasa de pobreza.