Kiosco

La Opinión de Málaga

Carmen Martín Presidenta de la Plataforma contra los Malos Tratos a Mujeres «Violencia Cero»

«Los pinchazos persiguen coartar la libertad de movimiento de las mujeres»

Considera que es una alarma social, síntoma de la situación de «retroceso» que se está experimentando a nivel nacional: «Estamos dándole mucho pábulo a discursos negacionistas, hace unos años había unas líneas rojas»

Carmen Martín, presidenta de la Plataforma contra los Malos Tratos a Mujeres «Violencia Cero». Alex Zea

Carmen Martín es presidenta de la Plataforma contra los Malos tratos a Mujeres «Violencia Cero», una entidad que acaba de cumplir 20 años en Málaga y que aglutina 38 asociaciones feministas, sindicatos y ONG. Se puso al frente de la plataforma en 2018, el año del «boom» del movimiento violeta que inundó las calles de una punta a otra de la geografía española. Sobre los pinchazos, lo tiene claro. Es una alarma social que busca seguir amedrentando a las mujeres.

Llega la Feria de Málaga, que se presume multitudinaria, postCovid… pero surge el tema de los «pinchazos».

Nosotras lo vemos como una alarma social con independencia del resultado que pueda tener, es decir, si está inyectando algún tipo de sustancia de cara a la sumisión química o no. Con independencia de eso, nosotras sí que entendemos que es una forma de violencia hacia las mujeres. ¿Por qué? Porque el objetivo que persigue es que no salgamos a la calle y que si salimos, salgamos con miedo, que tengamos que tener el teléfono, que no nos quedemos solas, que siempre tengamos a alguien que sepa por donde nos movemos… Intentan coartar la libertad de movimiento que tenemos las mujeres. Eso es totalmente contrario a lo que es una Feria, una ciudadanía abierta y comportarnos en una sociedad democrática donde hombres y mujeres tenemos derecho a salir a divertirnos.

Por eso se ha calificado como una práctica de «terror sexual».

Yo creo que hay más terrores sexuales que este que es relativamente nuevo, hay otro terror que es el de la violencia y las agresiones y las violaciones sexuales. Si vemos los datos del primer trimestre del 2022, de enero, febrero y marzo, la cifra de agresiones sexuales en Málaga aumentaron un 114% respecto del 2021. Yo creo que tenemos motivos suficientes para estar demandando una mayor protección.

¿Qué le parece el dispositivo para combatirlo durante la Feria de Málaga?

¿Que haya cacheos? Tengo unas dudas al respecto, porque por un lado por la situación que estamos viviendo me parece bien pero por otro lado tengo la contradicción a nivel personal. Me parece que las medidas de seguridad son necesarias, que haya policía de paisano tanto Local como Nacional es una medida importante. Las cámaras que van a estar vigilando por el Centro y el dron en el Real me parece bien. Y el tema de los cacheos es que tenemos que cambiar la mirada, no podemos seguir cacheando. Cachean a los hombres ¿y qué? Si al final estamos hablando de jeringas, de alfileres… lo pueden camuflar de cualquier manera. ¿Hasta qué punto nos van a garantizar que no van a entrar con ninguna sustancia de este tipo. Pero al hilo de todo esto creemos que las medidas de seguridad son necesarias.

¿Por qué ahora esta «moda»? Llevamos años luchando por la educación, concienciación…

Porque estamos en una situación de avance y retroceso. Por un lado se ha avanzado en cuanto a educación, a formación, a políticas de igualdad… Sin embargo, en los últimos años estamos en una situación de retroceso. Estamos dándole mucho pábulo a discursos negacionistas, el machismo está campeando en este país, cosa que creo que hace unos años había unas líneas rojas. Por otro lado está la educación afectivo sexual de los colegios, que evidentemente no se está dando. Y algo muy importante es el tema de las redes, el acceso que tienen los niños a edades cada vez más tempranas. Si hablamos de un niño con nueve años que tiene acceso a la pornografía, ¿en qué cultura sexual se está educando? Entendemos que el porno no puede ir en abierto, está la prostitución… hay un montón de formas de violencia contra la mujer que están casi bien aceptadas. Todo esto hace que estas nuevas formas de violencia, ahora estamos hablando de los pinchazos, no sé si el año que viene sacarán otra.

¿Son los pinchazos al final una forma de amedrentar?

Que vayas mirando con quien voy y con quien entablo conversación. Pero si te das cuenta el discurso siempre va para nosotras. Nosotras somos las que tenemos que tener cuidado, las que tenemos que ver cómo vamos vestidas, las que no podemos perder de vista nuestro vaso. Siempre nosotras. En realidad, los que están comportándose como verdaderos delincuentes son ellos. Pues pongamos el foco en ellos, hagamos campañas para ellos. Que está bien poner puntos violetas si una mujer necesita ayuda, pero creo que el mensaje tendría que ser todo lo contrario.

Sobre los puntos violeta, no sé si tristemente son cada vez más necesarios o debería entenderse como un avance el que exista esta red de espacios seguros.

Nos parece bien, creo que son un avance. Desde 2018 que se pusieron los primeros. Nosotras a través del Consejo de Participación de las Mujeres del Ayuntamiento estuvimos comprometidas con la formación a la policía y a las personas responsables de las casetas que quisieron asistir. Porque no basta con poner un punto violeta, ¿y si una mujer lo necesita qué haces? La persona que está allí tiene que saberlo. Esta formación se ha estado dando durante dos años y efectivamente no todas las personas que están al cargo de una caseta pero sí hay una parte importante de las personas de las casetas que han recibido esta formación. Creo que es necesario más formación porque hay que ir actualizándolo, habría que participar todos los años. Y otro asunto importante es que se tienen que implicar, que no basta con que una mujer se presenta en la caseta, sino que tú estás allí y estás viendo comportamientos por parte de algunos hacia una o varias chicas y tienes que ir poner pie en pared, echarlos de la caseta.

Además la campañas de prevención se van a mantener durante todo el año en la ciudad.

Pero para eso hace falta un mayor compromiso y que el Ayuntamiento se implique y cambie la mirada. La mirada hay que ponerla en ellos, no podemos seguir poniéndola en nosotras, si no no avanzamos. Los que tienen que cambiar son ellos. Está bien que las campañas haya que mantenerlas todo el año pero hay que formar a los responsables de los bares, porque ahora el tema está en el ocio nocturno, tienen motivos para estar preocupados evidentemente, pero también deberían implicarse y participar en la formación.

Yo creo que igual que las madres les dicen a las niñas cuando salen «ten cuidado», lo mismo tendrían que decirle a los hijos, «a ver cómo te comportas con las mujeres, y si no eres capaz de respetarlas, quédate esta noche en tu cuarto»

decoration

¿Notan desde la plataforma que son las mujeres las que están más interesadas en hacer este tipo de formaciones que los hombres?

Sí, algunos se interesan pero fundamentalmente parece que por desgracia este tema no va con ellos. De ahí que hacemos un llamamiento a la necesidad de implicación de ellos, son los que tienen que hablarle a sus iguales, no permitir los chistes machistas, no permitir ciertas actitudes y intervenir.

¿Existen talleres o campañas que estén dirigidas a los hombres?

No. Hay algunos talleres que se han hecho pero lo que es una política dirigida hacia ellos, creo que no existe.

¿Qué consejo le puede dar la plataforma ahora que tenemos la Feria de Málaga ya en puertas y que no sea el «no vuelvas sola a casa» o «cógete un taxi» que tanto repiten nuestras madres?

Yo creo que igual que las madres les dicen a las niñas cuando salen «ten cuidado», lo mismo tendrían que decirle a los hijos, «a ver cómo te comportas con las mujeres, y si no eres capaz de respetarlas, quédate esta noche en tu cuarto». Las madres y los padres, porque no es solo una responsabilidad de las madres. Cambiemos y digámoselo también a ellos. Las mujeres tenemos que seguir adelante, no nos pueden amedrentar, son ellos los que se tienen que hacer mirar qué tipo de hombres quieren ser.

Compartir el artículo

stats