El Aeropuerto de Málaga-Costa del Sol ha estrenado un espacio reservado al sosiego y la tranquilidad en medio del bullicio inherente al proceso aeroportuario. La nueva ‘Sala del Silencio’ se ubica al principio del muelle C, a la izquierda, justo antes de la puerta de embarque C30.

Este espacio, estructurado en dos niveles unidos por una escalera y rampa elevadora que garantiza la accesibilidad integral, dispone de elementos que generan una sensación de confortabilidad que rompe con la imagen del trasiego habitual de las zonas de espera de las instalaciones aeroportuarias.

Un jardín vertical de musgo, un panel solar, gradas de asientos relajantes o un muro de agua que invita a la serenidad son algunos de los ingredientes que harán la espera del viajero más plácida. Para ello, la ‘Sala del Silencio’ cuenta con un decálogo de normas para un uso correcto, que garantice el objetivo último de este espacio para la calma y el reposo.

‘La Sala del Silencio’ abre todos los días antes del primer vuelo operado en el muelle C y cierra después del último vuelo en ese dique.