El pasado 13 de agosto, durante la romería al Santuario de la Victoria, varios vecinos hicieron públicas unas imágenes en las que aparece desplomado uno de los animales que tiraba de un coche de caballos en la Feria de Málaga. 

Unas imágenes que han llevado al Partido Animalista contra el Maltrato Animal (Pacma) a denunciar la "explotación" de estos equinos y a exigir al Ayuntamiento "más control" sobre este servicio.

En el vídeo, que circula por las redes sociales y al parecer ha sido grabado por un particular en la plaza de la Victoria de la capital malagueña, se ve en el suelo a uno de los cuatro caballos del coche y a varias personas intentaron auxiliarlo, ha explicado la vicepresidenta nacional de Pacma, Cristina García.

Tras estudiar el caso, el Ilustre Colegio Oficial de Veterinarios de Málaga ha querido comunicar que dicha situación "se debió a una caída" y no por maltrato animal. 

En el informe al Veterinario Responsable del cumplimiento del condicionado sanitario se detalla qué ocurrió durante el recorrido: "Durante la romería hacía 30 grados y el camino transcurrió prácticamente en su totalidad en entre el sol y la sombra, con paradas continuas".

Y añaden que cuando se dio el aviso de la caída "me encontré un caballo consciente, bien hidratado, con constantes normales y desorientado por la caída", sostiene el veterinario que lo atendió. 

Una situación que le llevó a la conclusión de que el desplome fue por un resbalón: "El caballo se levantó y continúo con su recorrido sin mayor problema", reiteran. 

De hecho en el informe subrayan que "las afirmaciones de un desplome como consecuencia de que el animal fuera sometido a unas condiciones inadecuadas, como están afirmando algunas personas y entidades, son totalmente infundadas, pudiendo catalogarse de bulo".