Kiosco La Opinión de Málaga

La Opinión de Málaga

Sequía

Málaga se bebe este verano un 25% más de agua que en 2020 y 2021 al recuperar la normalidad

El consumo total de los siete pantanos de la provincia malagueña se elevó a 67 hectómetros cúbicos durante estos tres últimos meses frente a los 53 de los dos anteriores periodos estivales

El incremento en el consumo veraniego ha sido especialmente elevado en La Viñuela. Álex Zea

La Costa del Sol ha recuperado la normalidad este verano. Las cifras lo reflejan en el número de turistas que han llegado por el aeropuerto o en el de propietarios de segundas residencias, que han vuelto a llenar sus piscinas tal y como lo hacían antes. Así se explica que en los tres últimos meses los embalses hayan cedido hasta 67 hectómetros cúbicos, justo un 25% más que en 2020 y 2021.

Los datos facilitados por la Junta de Andalucía en cuanto a la situación de los siete embalses de la provincia son esclarecedores en este sentido. El consumo estival en 2020 fue de 53,7 hectómetros y el pasado año de 53,1 hectómetros. Agosto se cierra con el conjunto de los pantanos al 42%, si bien es cierto que la situación es de extrema gravedad en el de La Viñuela, en situación de embalse muerto y al 11,42%, mínimo histórico desde su construcción.

En este momento restan en la provincia 260 hectómetros cúbicos, sobre un total de 615 que suman como capacidad total los siete embalses, mientras que hace justo un año, al cierre del año hidrológico, mantenían 206 hectómetros almacenados. La suma total en este momento se asemeja más a la de 2020, cuando había acumulados un total de 265 hectómetros cúbicos.

La falta de restricciones para la movilidad y que este verano no ha habido medidas tan severas en el regadío de la comarca de la Axarquía han tenido como una primera consecuencia un mayor consumo, si bien es cierto que las campañas de sensibilización mantienen una curva descendente en los contadores de las viviendas unifamiliares de toda la provincia, como señalan los técnicos autonómicos consultados.

Por zonas, es en la comarca de la Axarquía donde con bastante diferencia más agua se ha consumido este verano. A pesar de que es la parte de la provincia donde menos ha llovido, con las consecuencias directas que ha acarreado a la situación del embalse de la Viñuela, el consumo frente a 2021 ha aumentado en un 60%. Así se ha pasado de 4,8 a 7,7 hectómetros cúbicos.

En 2020 se consumieron 5,1 hectómetros del pantano de mayor capacidad de la provincia, prácticamente los mismos que el pasado verano. Ese salto hasta los 7,7 hectómetros se compensa en parte con las aportaciones que la red de abastecimiento axárquica ha recibido de manera extraordinaria, bien desde La Concepción o desde las canalizaciones de agua reciclada para regadío que se han puesto en marcha durante el último año.

Ese consumo veraniego analizado por zonas no resulta en absoluto homogéneo. Si de La Viñuela se ha gastado un 60% más que el pasado verano, en La Concepción se ha requerido del doble de caudal, concretamente 16 hectómetros. Los propios técnicos recuerdan que hay en funcionamiento una canalización que aporta a la Axarquía agua desde el pantano situado en el entorno de Marbella. Y resulta que en 2021 el consumo en dicha presa fue de 16,5 hectómetros, algo inferior al del mismo periodo de este año.

En la presa del Limonero, en la capital, las cifras también se han visto recortadas, al bajar de 2,6 hectómetros del pasado verano a los 1,5 del trimestre que acaba hoy. También ha bajado en esa misma proporción el nivel en la presa de Casasola. E incluso el descenso es más acusado en la de Guadalteba, como arrojan los informes facilitados por la propia Junta de Andalucía en virtud de sus mediciones diarias.

Que La Viñuela esté al 11,4% preocupa como nunca, debido a las necesidades que mantiene el subtropical de la Axarquía. Pero se insiste en que el año hidrológico recién terminado, con la excepción del propio litoral oriental, ha sumado más precipitaciones que el anterior.

Compartir el artículo

stats