Kiosco La Opinión de Málaga

La Opinión de Málaga

Laboral

El paro sube en agosto y Málaga sigue aún con más desempleados que antes de la Covid

El desempleo se sitúa en 136.399 personas y vuelve a estar por encima del nivel prepandemia - Se destruyeron 1.884 empleos, con lo que el total de afiliados se queda en 684.840

Un trabajador de hostelería en un chiringuito de Málaga. Álex Zea

Agosto ha truncado la racha de seis meses consecutivos de bajada del paro que Málaga acumulaba desde febrero y ha dejado un incremento de 1.562 desempleados, dejando la cifra total en 136.399 personas, según los datos publicados este viernes por el Ministerio de Trabajo y Economía Social.

La provincia se suma así a la tónica de subida que se ha registrado también en España, donde el desempleo ha subido en 40.428 personas. Que el paro haya aumentado en agosto supone siempre un jarro de agua fría a nivel laboral, ya que representa el momento álgido de la temporada turística, aunque no es la primera vez que sucede (de hecho, en 2019 también pasó) al ser un mes donde empiezan a producirse ya salidas del segmento turístico.

Tras este incremento, Málaga se sitúa con un nivel de paro que vuelve a superar ligeramente al de la prepandemia, ya que en agosto de 2019 la cifra era de 135.658 desempleados. En todo caso, la provincia tiene 9.799 parados menos que hace un año.

La subida del paro en agosto, en lo referente a los distintos sectores económicos, ha estado encabezada en Málaga por el sector servicios, con 1.335 desempleados más, seguida de la construcción (331) y la industria (174). Por contra, hubo una reducción en la agricultura (-179) y en el colectivo de personas sin empleo anterior (-99).

En cuanto al empleo, las cifras de la Seguridad Social muestran un descenso de 1.884 cotizantes en Málaga a lo largo de agosto para un total de 684.840 afiliados. Málaga tiene ahora mismo 38.917 empleos más que hace un año, según las cifras del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, siendo la cuarta provincia que ha creado más empleo de España tras Madrid (140.255), Barcelona (97.753) y Baleares (54.201).  

Por otro lado, la reforma laboral sigue provocando un gran aumento de contratos indefinidos firmados en Málaga. De las 50.726 altas suscritas en agosto, un total de 21.449 han sido fijas, o sea, un 42,2% del total, en línea con meses anteriores.

Estas cifras siguen representando un cambio absoluto respecto a lo que ocurría en años anteriores, donde lo habitual es que la firma de indefinidos se moviera en torno al 8% del total. La figura del fijo-discontinuo, muy impulsada con la nueva reforma, se antoja como clave en este aumento de contratos indefinidos.

Los sindicatos han mostrado su decepción con la subida del paro de agosto. El secretario general de CCOO de Málaga, Fernando Cubillo, ha manifestado que "como era de esperar", Málaga entra en una "nueva estacionalidad" tras la reforma laboral, sin que previsiblemente haya una nueva mejora clara del empleo hasta febrero de 2023. "No se aprecian cambios importantes en la creación de empleo en sectores económicos más estables y con mayor valor añadido en términos de salarios", ha valorado.

Cubillo ha instado tanto al Gobierno central como a la Junta de Andalucía a que firmen un gran acuerdo que impulse el empleo en sectores económicos con mayor proyección de desarrollo, aprovechando los fondos europeos de recuperación Next Generation. 

El responsable de CCOO ha lamentado que los buenos datos de ocupación hotelera y de turismo no hayan servido para reducir más el desempleo. "Del aumento del empleo en esta provincia respecto al año 2019, no se han beneficiado todas las personas desempleadas, pues este año el dato de paro es mayor en 741 personas que en 2019: hay más personas trabajando, pero a la vez hay más personas en el desempleo. Hablamos de un incremento de empleo de 39.289 personas a la vez que un incremento del desempleo de 741 personas”, ha argumentado.

Respecto a la contratación, Cubillo ha valorado que se sigan haciendo muchos contratos indefinidos a pesar de los efectos de la guerra de Ucrania, especialmente la alta inflación. "Aunque sí debemos afirmar que las jornadas parciales lastran las posibilidades de emancipación de muchas personas jóvenes. Que uno de cada cuatro contratos indefinidos sean a jornada parcial, denota la incertidumbre de algunas empresas para los próximos meses, y la necesidad de reforzar los servicios de inspección laboral para atajar posibles fraudes en la contratación", ha afirmado.

CCOO también ha destacado la importancia de reforzar los mecanismos de formación profesional por parte de la Junta de Andalucía, "para que las oportunidades de empleo que se crean puedan ser ocupadas por personas residentes en Málaga".

Por su parte, la secretaria de Empleo de UGT Málaga, Leonor Gálvez, ha afirmado que los datos son malos y más teniendo en cuenta que más de 1.300 empleos se han perdido en el sector servicios.

"La dependencia del turismo e Málaga es algo que ya sabemos, pero siendo este mes de agosto que acaba de terminar récord en pernoctaciones y afluencia turística, que se pierdan empleos en el sector preocupa ahora y de cara a la contratación en los próximos meses", ha comentado.

Gálvez también ha lamentado que en agosto se hayan realizado en Málaga casi 15.000 contrataciones menos que el mes anterior (un 23% de caída), lo que a su juicio hace temer que la situación vaya a ser "complicada" en el futuro más inmediato. "Lo único positivo es que los contratos temporales anuales han bajado significativamente en más de 23.000 y como contrapartida se han creado más de 18.000 empleos indefinidos", ha apuntado.

UGT ha mostrado también su preocupación por la "importante pérdida" de poder adquisitivo que soporta la clase trabajadora, algo que "que los está empobreciendo cada vez más". Por ello, reclaman diálogo social que se traduzca en subidas salariales.

La Confederación de Empresarios de Málaga (CEM) ha recordado que la "incertidumbre" en relación con diversos factores (altos precios energéticos, problemas de suministro de materias primas y componentes, la guerra de Ucrania y, en menor medida, la pandemia que aún no ha finalizado por completo) viene condicionando con fuerza la evolución de la economía y del tejido empresarial, "que encuentra en muchos casos grandes dificultades para sostener su actividad".

"En los próximos meses, en los que el fin de la temporada estival será determinante también para el empleo, debe prestarse atención prioritaria a las necesidades de las empresas, favoreciendo su actividad y evitando lastrar su competitividad y con ello su capacidad para generar y mantener puestos de trabajo", afirman los empresarios.

Compartir el artículo

stats