Andalucía ha anunciado un nuevo plan de choque, a corto plazo, para hacer frente a los grandes retos económicos que acompañarán al 2023. Estas subvenciones directas, que se prevén que comiencen a ponerse en marcha a finales de 2022 o a principios de año, pretenden adelantarse a los problemas y tratar de amortiguar las consecuencias económicas derivadas de la inflación y el aumento de los costes de producción.

Para ello, en primer lugar, con esas ayudas económicas directas, se persigue apoyar a las empresas en materia de liquidez para que puedan aguantar este invierno y próximo año 2023. En segundo lugar, se busca especializar a los profesionales del sector de la hostelería y la agricultura. Y, por último, se quiere abordar un nuevo enfoque de promoción internacional de Andalucía, para acceder a nuevos nichos de mercados. «Buscamos empresas más saneadas, trabajadores más formados y especializados y nuevos consumidores de mayor estancia», ha afirmado el consejero de Turismo, Cultura y Deporte, Arturo Bernal.

En definitiva, un plan dividido en tres vertientes, complementarías entre sí «para abarcar las tres grandes áreas (turismo, la cultura y el deporte) que conforman un elemento catalizador de la economía andaluza», según las palabras del consejero, que ha alabado a Málaga como motor económico de Andalucía.

A pesar de que Arturo Bernal, ha destacado algunos datos positivos del verano, como el récord histórico de julio con 700.000 visitantes y 2,5 millones de pernoctaciones en Málaga, la subida de los costes de producción, energía o de inflación, hace que no sea «el año más rentable». Ha asegurado que el principal problema al que van a tener que enfrentarse los empresarios en 2023 será en materia de liquidez. De manera que, ante las previsiones poco favorables, han decidido optar por atajar directamente la situación de déficit financiero de las empresas con un plan de subvenciones directas.

Incentivar a las empresas

El objetivo es incentivar a las empresas del ámbito turístico, cultural y deportivo en los fondos de maniobra para que puedan soportar con mayor solvencia su déficit financiero, derivado de las consecuencias de la pandemia. «En Andalucía de media una empresa puede aguantar dos meses sin ingresos, y lo que queremos es que puedan aguantar de seis a ocho meses, a pesar de las condiciones negativas», ha señalado el consejero, que destacó también que, entendiendo la urgencia de la situación, y ante la incapacidad de hacer planes a largo plazo por la imprevisibilidad de los acontecimiento, plantean este plan con vistas a un año.

En segundo lugar, se elaborará un plan de atracción, formación y retención del talento, para dar respuestas a la demandas del sector de la hostelería y agricultura, que reclaman profesionales especializados, a la vez que dignificados.

Estas dos líneas, se complementarán con una tercera de promoción internacional de Andalucía, con la que se busca cambiar «el foco de nuestros mercados para acceder a otros de mayor oportunidad», ha explicado Bernal, que ha recalcado también que «tenemos que mirar a mercados más lejanos, como Asía del Pacífico, Estados Unidos o Canadá, y no tanto a los cercanos como, Alemania, Francia o Reino Unido, que ya están consolidados». Ha subrayado además la necesidad de singularizar cada vez más la oferta cultural y deportiva, para que, a la vez, sirvan de catalizadores de esa oferta turística «que tanto necesitamos diferenciar». 

Nuevos incentivos de contratación  

Desde la consejería de Empleo, Empresa y Trabajo Autónomo, han anunciado también una nueva línea de incentivos a la contratación indefinida por importe de 170 millones de euros, de los que a Málaga le van a corresponder 33.5 millones de euros. La consejera, Rocío Blanco, ha destacado que las ayudas supondrán la contratación de más de 7.000 trabajadores.

Serán incentivos de cuatro o cinco mil euros por contratación, que podrían incrementarse en caso de que la persona contratada fuese mujer, mayor de 45 años, una persona discapacitada o un joven menor de 30 años, para propiciar la incorporación al mercado laboral de los jóvenes, según las palabras de Blanco.