Un informe de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) vaticina pocas precipitaciones y temperaturas más cálidas de lo habitual para el último trimestre del año en la provincia de Málaga. La lluvias no llegarán a las zonas más necesitadas, tal y como señala el organismo nacional «utilizando diversos modelos» productivos.

La Junta de Andalucía posee esta documentación desde el inicio de esta semana, según avanzaron a este periódico los propios técnicos responsables de gestionar el agua en alta en la Costa del Sol. La predicción se produce justo cuando el embalse de la Viñuela, el de mayor capacidad de la provincia, se halla bajo el umbral de pantano muerto. De hecho, está justo al 11% de su capacidad, algo que no ocurría desde fue fuese construido en la década de los ochenta.

Los propios técnicos consultados remarcan que los modelos proporcionan información probabilística, mediante el uso de los denominados terciles. En el mapa nacional, Málaga y otras provincias andaluzas como Córdoba, Sevilla, Cádiz o Huelva aparecen según la Aemet con más de un 50% de probabilidad de que las lluvias que se acumulen durante este otoño estén por debajo del 33% de lo habitual.

Los mismos pronósticos para los meses de octubre, noviembre y diciembre son ligeramente más positivos en el extremo más oriental de Andalucía, Murcia, la Comunidad Valenciana, Aragón, Cataluña o Baleares, como recoge el mismo informe facilitado por Aemet y que establece un mapa de precipitaciones para todas las comarcas del país.

A este otoño seco para la provincia malagueña y la mayor parte de Andalucía le acompañarán temperaturas mucho más altas de lo habitual. En concreto, la probabilidad de que los próximos meses sean más cálidos de lo habitual roza el 70%. Las herramientas predictivas propiciarán de esta manera fines de semana con las playas abarrotadas hasta casi las fechas navideñas, frente a una situación casi caótica en cuanto a las reservas hídricas en las comarcas más orientales de la provincia.

Los responsables de las empresas públicas de aguas que se encargan de gestionar el agua en las dos mancomunidades del litoral costasoleño ponen el acento en las dificultades que existen para atender el agua para consumo humano cuando aún no ha finalizado la temporada alta en términos turísticos.

En efecto, Málaga vuelve a prolongar una campaña estival con ocupaciones para este mes de septiembre muy elevadas, próximas a las que se produjeron en 2019, justo antes del inicio de la pandemia. Así solicitan medidas estructurales para garantizar el suministro tanto a los municipios que dependen del embalse de la Concepción, ahora al 70% pero con agua para menos de un año si no regresan las lluvias, o del de La Viñuela, con la situación crítica ya denunciada.

Te puede interesar:

En la Mancomunidad oriental, sus dirigentes son bastante críticos con los anuncios de la Junta de Andalucía sobre el trasvase de agua desde La Concepción. Sostienen que la denominada «autovía del agua» mueve un «insuficiente caudal» de 100 litros por segundo. Así lo expresa el vicepresidente de la empresa pública Axaragua, Gregorio Campos.

Un frente activo para despedir con lluvias este verano

La Aemet, dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, ha indicado que frente a las predicciones para este próximo otoño en Málaga, el verano podría despedirse con algunas precipitaciones. En concreto, las predicciones señalan lluvias para el próximo martes en la provincia. Las temperaturas máximas también experimentarán un descenso acusado, de cerca de diez grados respecto a los más de 30 que ha registrado Málaga en la jornada festiva de este jueves. Será un breve paréntesis, según manifiestan los expertos, porque octubre no está previsto que arranque ni con precipitaciones ni con temperaturas más bajas de las registradas para estas fechas durante décadas. Serán más elevadas.