Kiosco La Opinión de Málaga

La Opinión de Málaga

Precios al consumo

La inflación da un pequeño respiro en agosto pero Málaga se sitúa aún en un exorbitado 11,1%

El IPC de la provincia baja tres décimas en relación al máximo histórico que se registró en julio (11,4%) - Está medio punto por encima de la media nacional (10,5%) - Las pequeñas bajadas de agosto en carburante, transporte y textil permiten de momento una contención - La energía está un 53% más cara que hace un año y la cesta de la compra un 15,3%

Una imagen del mercado de Atarazanas. Alex Zea

El mes de agosto ha dado un pequeño respiro a la escalada de la inflación en Málaga aunque los niveles continúan siendo exorbitados. Según los datos del Índice de Precios al Consumo (IPC) publicados este martes por el Instituto Nacional de Estadística (INE), la inflación interanual en la provincia se ha colocado en el 11,1%, seis décimas por encima del dato del conjunto de España (10,5%). La provincia baja así ligeramente el ritmo de subida de precios que se registró en julio (11,4%, su tasa más alta desde 1994) pero continúa inmersa en una complicada dinámica que está castigando duramente la economía de las familias.

La contención del IPC en agosto parece obedecer a una cierta moderación en el ritmo de subida de la gasolina y al efecto de la campaña de rebajas en el textil. En cualquier caso, la escalada de precios en la cesta de la compra, en la energía o en la restauración siguen siendo los principales factores que mantienen la inflación en cotas máximas.

Así, la evolución de los precios en los últimos doce meses (agosto de 2021-agosto de 2022) revela que la cesta de la compra (alimentos y bebidas no alcohólicas) subió un 13,8% en España y un 15,3% en Málaga. El mes de agosto en particular registró incrementos en este apartado del 0,5% en ambos casos.

En el apartado de vivienda y de su consumo energético (agua, electricidad, gas y otros combustibles), las tablas del INE revelan un avance anual del IPC del 24,8% a nivel nacional y un 24,1% en la provincia. Agosto en concreto ha dejado un aumentos del 3,6% y del 5,4% respectivamente.

El gasto en el segmento de transporte, por su parte, sí se moderó en el mes de agosto con unos precios que bajaron algo más del 3,5%. No obstante, Málaga acumula un incremento anual del 12,2% y España del 11,5%. El precio del carburante ha aminorado algo su feroz ritmo de incremento, lo que se refleja en el apartado de utilización de vehículos personales. En agosto, los precios en este capítulo bajaron un 5,4% en España y un 5,7% en Málaga, lo que lleva el incremento anual al 13,2% en el caso nacional y en el 14,1% en la provincia.

Por otro lado, el desembolso para comprar un vehículo sigue revelando importantes aumentos. En Málaga es un 9% más caro que hace un año y en España un 8,9%. Agosto muestra en este apartado un alza mensual de precios del 0,4% tanto como en el conjunto del país.

Como en meses anteriores, la mayor subida anual percibida por el INE, bajando ya a un mayor nivel de detalle en el apartado de precios, se da en electricidad, gas y otros combustibles, cuya alza lleva meses disparada a raíz de la invasión rusa de Ucrania. En España, la inflación anual en este apartado es del 54,3% y en Málaga del 53,4%. Agosto ha dejado nuevos aumentos del orden del 7,6% en el país y del 11,8% en la provincia. Cabe recordar que el pasado mes de marzo se llegó a una tasa de subida anual del 80%. El nivel se ha atemperado algo, pero continúa en cifras insostenibles para la economía de los particulares.

Por su parte, restaurantes y hoteles muestran un encarecimiento interanual de sus precios del 7,6% en España y del 9,6% en Málaga, tras elevarse el IPC de agosto un 0,4% en el conjunto nacional y un 0,5% en la provincia.

En el apartado de muebles, artículos del hogar y artículos para el mantenimiento corriente del hogar, la inflación subió en agosto un 0,1% en Málaga y un 0,3% en España. Así, esta rama del consumo está ahora, respectivamente, un 7,6% y un 10,7% más cara que hace un año.

En cuanto al vestido y calzado, las subidas interanuales son del 5,6% a nivel nacional y del 4,8% en la provincia, tras descender los precios en agosto un 0,6% en el conjunto nacional y un 1,3% en el caso malagueño. En el textil se han dado las únicas bajadas del IPC en agosto junto a las del transporte y el uso del vehículo personal, seguramente por la incidencia de la campaña de rebajas.  

La evolución de los sueldos divide a empresarios y sindicatos

La Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) ha destacado este martes la necesidad de evitar un escenario en el que los aumentos de los precios y salarios "se retroalimenten entre sí", para no producir efectos de segunda ronda que lleven a la economía española a una espiral inflacionista.

La patronal señala en un comunicado que el encarecimiento de los productos energéticos continúa siendo el principal elemento inflacionista debido al incremento de las materias primas en los mercados internacionales. No obstante, avisa de que los alimentos, tanto sin elaboración como elaborados, "también están presionando al alza la inflación".

En su opinión, el hecho de que la inflación subyacente se situara en agosto más de cuatro puntos por debajo del IPC general (10,5%), refleja "el esfuerzo del tejido productivo, en una situación todavía muy delicada para muchos sectores, para no repercutir todo el aumento de costes en sus precios finales de bienes y servicios".

"Gran parte del incremento de precios que se observa en muchos componentes del IPC obedece a factores externos a la economía española, como las consecuencias del conflicto bélico y los problemas de suministro. La debilidad del euro es un factor adicional que encarece los bienes importados", expone la patronal.

La organización que dirige Antonio Garamendi prevé que la inflación se mantenga elevada a corto plazo, aunque irá moderándose, debido a que la prolongación de la guerra de Ucrania y las sanciones económicas impuestas a Rusia pueden seguir condicionando la evolución de los precios de algunas materias primas.

Por su parte, la secretaria de Acción Sindical de CCOO, Mari Cruz Vicente, ha pedido a las empresas que "jueguen un papel responsable" y no suban precios para mantener o mejorar su margen de beneficios, pues ello contribuiría a evitar efectos de segunda ronda.

Vicente ha destacado la necesidad de desbloquear la negociación colectiva para subir los salarios en España. "Las empresas de este país no pueden estar pensando que el coste de esta inflación va a recaer única y exclusivamente sobre las espaldas de los trabajadores", ha subrayado.

La responsable sindical insiste en que las empresas deben "acercar" los salarios de los trabajadores a la inflación porque, de lo contrario, "contribuirán a la creación de desigualdades sociales, a una mayor pobreza y a la reducción del consumo", lo que a su vez perjudicará la recuperación económica y la creación de empleo.

Vicente también ha pedido al Gobierno que siga tomando medidas para acabar con la crisis de precios, pero "de manera ordenada" y con el acuerdo de los agentes sociales. Asimismo, la secretaria de Acción Sindical de CCOO ha instado al Congreso a aprobar este martes los impuestos especiales a bancos y energéticas para obtener recursos con los que mejorar la vida de las personas más vulnerables.

El Gobierno espera que el IPC se desacelere en los próximos meses y Funcas apunta a un 9,1% a final de año

El Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital cree que la senda de desaceleración del IPC, que moderó su tasa interanual tres décimas en agosto, hasta el 10,5%, "debería seguir en los próximos meses". El departamento que dirige Nadia Calviño observa que los picos de inflación se han registrado en los meses de marzo, cuando Putin inició la guerra, y junio, cuando Rusia redujo el suministro de gas a Europa.

"La desaceleración de la inflación coincide con la puesta en marcha de los paquetes de medidas del Gobierno, lo que demuestra la eficacia de las medidas adoptadas", han subrayado fuentes del Ministerio.

Por su parte, la Fundación de Cajas de Ahorros (Funcas) ha elevado su previsión para la tasa media anual de inflación desde el 8,9% hasta el 9,1% y espera que la tasa interanual en diciembre se sitúe en el 8,6%, frente al 7,9% estimado anteriormente. Ppara 2023 la tasa media anual alcanzaría el 4,8%, sin cambios con respecto a las previsiones anteriores, aunque ha elevado la subyacente hasta el 4,4%.

Funcas también ha planteado un escenario tensionado, en el que parte de la hipótesis de que el precio del petróleo se mantendrá en el mismo nivel que en el escenario central, pero se supone un encarecimiento del gas que eleve el precio de la electricidad en un 20% con respecto al nivel actual. En este caso, las tasas medias anuales para 2022 y 2023 serían del 9,3% y el 6,1%, respectivamente.

Finalmente, en un escenario en el que el precio de la electricidad se modera en torno a un 20%, las tasas medias de inflación respectivas serían del 9% y del 3,6%.

Compartir el artículo

stats