Kiosco La Opinión de Málaga

La Opinión de Málaga

Urbanismo

Urbanismo responde al Gobierno sobre el cuartel de Capuchinos: "Nunca se pusieron en contacto con nosotros"

El alcalde de Málaga solicitó por carta al ministro una reunión con la Gerencia para discutir cómo mantener "elementos esenciales" del edificio en las nuevas instalaciones

Fachada del cuartel de Capuchinos, que iba a ser demolido por Interior. L. O.

La Gerencia de Urbanismo ha salido en respuesta a las declaraciones del subdelegado del subdelegado del Gobierno en Málaga, Javier Salas, en las que se criticaba que el ayuntamiento estaba "obstaculizando" el proyecto de comisaría de la Policía Nacional en el antiguo cuartel de Capuchinos, una inversión de más de 10 millones de euros.

Salas pedía entonces "celeridad" y "lealtad" al consistorio en la tramitación del expediente de protección que está gestionando la Gerencia de Urbanismo, asegurando que cuando se consultó a la administración local por la edificación, esta negó que existiera ninguna figura de protección. "Una vez realizado el proyecto, ahora el ayuntamiento estima que hay que proteger de alguna forma el edificio. Eso nos ha hecho que paralicemos un proyecto muy interesante", criticaba Salas.

El concejal de Urbanismo, Raúl López ha salido hoy al paso defendiendo que el alcalde se puso en contacto con el ministro Fernando Grande-Marlaska "para ofrecerle absoluta y total colaboración" en el proyecto para dotar de una nueva comisaría al distrito Centro de Málaga en el antiguo cuartel, anteriormente convento, de Capuchinos, que también fue empleado como Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) hasta su cierre en 2012.

Urbanismo refuerza su argumento en una carta que Francisco de la Torre envió al ministro del Interior el 9 de diciembre de 2021 en la que se pedía lo siguiente:

"Teniendo en cuenta que el edificio es del siglo XVII, creo que vale la pena estudiemos la forma de que algunos elementos esenciales de la arquitectura de ese edificio, como la fachada, se puedan mantener sea cual sea el uso que se le dé a las nuevas instalaciones", solicitaba, al tiempo que pedía una reunión del equipo técnico del proyecto con la Gerencia de Urbanismo para ver la "compatibilidad" de su propuesta.

El 16 de diciembre, Grande-Marlaska contestaba al escrito del alcalde:

"Estoy de acuerdo contigo en que se debe hacer todo lo posible para mantener los elementos arquitectónicos que sean de interés histórico o artístico, conjugando la utilidad del inmueble para usos policiales con el respeto a nuestro patrimonio histórico y cultural". Después, el ministro aseguraba que había dado instrucciones a la Subdirección General de Planificación y Gestión de Infraestructuras y Medios para la Seguridad, para que contactasen con la Gerencia de Urbanismo con la idea de estudiar "las posibles soluciones arquitectónicas que se puedan aportar y satisfagan a todos".

El edil de Urbanismo mantiene que nunca se produjo ningún contacto con la Gerencia por parte de los técnicos de la empresa SIEPSE, encargada del desarrollo del proyecto, para discutir la posible protección de algunos elementos del antiguo cuartel.

"El ministro dio instrucciones a su equipo para que se pusieran en contacto con nosotros y que eso nunca ha ocurrido", afea Raúl López, que indica que el expediente de protección que está tramitando Urbanismo engloba la fachada y una iglesia contigua. "Nosotros nunca alertamos sobre el cuartel de Capuchinos porque nunca se había barajado la intención de demolerlo".

"Creo que el subdelegado no conoce este tipo de cosas y desconoce que estamos a disposición de ellos para atenderlos y que nunca lo han materializado. Creo que a lo mejor se ha excedido en unas declaraciones que no tienen sustento técnico, que digan que tenemos el proyecto bloqueado yo creo que es ser desconocedor del procedimiento", zanja López.

Compartir el artículo

stats