Kiosco La Opinión de Málaga

La Opinión de Málaga

Urbanismo

El cuartel de Capuchinos enciende la polémica entre el Gobierno y el Ayuntamiento

El subdelegado del Gobierno recalca que el edificio se mantenía en el olvido hasta que se licitó el proyecto de la Comisaría - Desde Urbanismo defienden que nunca hubo contacto

El antiguo cuartel de Capuchinos fue CIE hasta el año 2012. J. L.

El antiguo cuartel y convento de Capuchinos ha salido en los últimos días del ostracismo para encender la polémica interadministrativa entre el Gobierno y el Ayuntamiento de Málaga a cuenta del proyecto de comisaría de la Policía Nacional para el distrito centro que se proyecta en esta zona.

Desde la Subdelegación del Gobierno en Málaga insisten en que el edificio se mantenía en el olvido hasta que se licitó el proyecto de las dependencias policiales, con una inversión de 10 millones de euros más un millón que costaría la demolición del antiguo convento. Un proyecto que quedó paralizado, critican, tras el inicio del expediente de protección de la fachada y una iglesia contigua de la Gerencia de Urbanismo.

"El alcalde lleva 27 años en el ayuntamiento, empezó de concejal de Urbanismo, después 22 años de alcalde y no se había acordado de Capuchinos ni su protección salvo cuando nosotros tuvimos el proyecto de obra e ibamos a empezar a realizarlo. Desde diciembre que ocurrió este parón, no sabemos nada, no sabemos qué tipo de protección tiene la fachada ni qué hacemos al respecto", ha reiterado el subdelegado, Javier Salas. "Lo que pedimos al Ayuntamiento de Málaga es celeridad, que nos diga qué protección tiene aquello para que podamos rehacer el proyecto de construcción y poder de nuevo intentar construir esa comisaría que necesita la ciudad de Málaga".

Salas insiste en que se consultó previamente a Urbanismo si sobre el edificio existía alguna figura de protección arquitectónica, y que al no ser el caso, se licitó el proyecto.

"En ese momento fue cuando a través de una moción del pleno y de comunicaciones del Ayuntamiento de Málaga y algún tweet del alcalde, nos dimos cuenta de que la intención del ayuntamiento era en este momento proteger la fachada. Llama la atención que son unas instalaciones que llevan en Málaga bastante tiempo, llevan 12 años en desuso y que son incluso anteriores a que el alcalde trabajara en el ayuntamiento de Málaga".

Desde la Gerencia de Urbanismo mantienen defienden que el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, se puso en contacto con el ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, para solicitarle que se estudiara mantener algunos elementos de la edificación en la futura comisaria, que así se acordó con el titular de Interior pero que nunca llegó a haber más comunicaciones.

"El ministro dio instrucciones a su equipo para que se pusieran en contacto con nosotros y eso nunca ha ocurrido", añadía el concejal de Urbanismo, Raúl López, que aludía a una correspondencia entre el regidor y el ministro. Además, añadía que nunca alertaron "sobre el cuartel de Capuchinos porque nunca se había barajado la intención de demolerlo".

"No hace falta cartas ni citas, [el alcalde] me tiene a mí, tiene al secretario de estado, al director general para comentarnos qué tipo de protección va a tener aquello para que nos pongamos a trabajar", ha zanjado el subdelegado del Gobierno en Málaga, Javier Salas.

Compartir el artículo

stats