A algo más de una semana de que entre, en teoría, el nuevo decreto de la Junta de Andalucía para regular la circulación de los vehículos con conductor (VTC) en la región, el sector del taxi sigue en pie de guerra y tras una jornada de huelga con manifestación incluida en Sevilla, este mismo viernes han vuelto a convocar nuevos e inminentes paros. El sector del taxi de la provincia de Málaga, representado por las asociaciones Taxi Unión, Aumat, Amata y Élite Taxi Málaga, han decidido convocar una nueva jornada de huelga para este fin de semana, comenzando a las siete de la tarde de este mismo viernes en los principales puntos de recogida y movimiento de pasajeros de Málaga.

Desde las siete solo habrá servicios mínimos y estará operativa únicamente la quinta parada del Aeropuerto de Málaga, hasta las seis de la mañana del sábado, 24 de septiembre. Desde las seis de la mañana del sábado a la misma hora del lunes, día 26, también se establecerán servicios mínimos que en el aeropuerto correrán a cargo de la segunda parada (el sábado) y la séptima (el domingo).

Además de en el aeropuerto, los paros afectarán a las estaciones de tren, autobús y marítimas de Málaga este viernes, de siete a nueve de la noche, mientras que sábado y domingo también se interrumpirá el servicio durante dos horas en el aeropuerto, de once de la mañana a una de la tarde.

El comunicado de los taxistas malagueños matiza que "los taxis adaptados podrán trabajar para realizar servicios prioritarios de personas de movilidad reducida".

1 de octubre: la fecha para una nueva regulación

La urgencia de la Junta de Andalucía por tratar este asunto poco menos de una quincena antes de que deba promulgarse la nueva regulación se debe a que la competencia del gobierno central sobre este tema, de momento, ha concluido.

El conocido como «Decreto Ábalos» que se publicó de urgencia en septiembre de 2018 por la pugna entre taxistas y las plataformas de contratación de vehículos con conductor (como Uber, Cabify y Bolt) tiene un plazo de vigencia que concluye este mes.

A pesar de las peticiones que este verano han hecho algunas comunidades autónomas y las plataformas de VTC a la administración para que extienda su duración, la respuesta del Ministerio de Transportes ha sido un rotundo «no» a la prórroga.