El gobierno de la Junta de Andalucía ha aprobado hoy en el Consejo de Gobierno el decreto ley de regulación de los VTC, a pesar de los desacuerdos que se produjeron ayer en la reunión que mantuvo la Consejería de Fomento con los representantes y sindicatos del taxi andaluz y las plataformas de VTC (vehículos con conductor, como Cabify, Uber y Bolt). 

Sin embargo, hoy en la rueda de prensa posterior a la reunión de los consejeros de la Junta, la portavoz de Fomento, Marifrán Carazo ha asegurado que la normativa ha sido "consensuada": "Las medidas ayudan a mantener y a consolidar el servicio del taxi que cuenta con el respeto y el arraigo social. Por tanto no daña al taxi, es todo lo contrario", ha insistido Carazo.

El objetivo de la administración autonómica con esta medida, que deberá entrar en vigor el próximo 1 de octubre debido a que la norma estatal 'caduca' el 30 de septiembre, es, según Fomento, "buscar la convivencia de las VTC y los taxis en todo el territorio", a lo que ha añadido: "Que el ciudadano tenga el mejor servicio, permitiendo a las VTC seguir trabajando pero estableciendo requisitos, este servicio que es también de interés general y pensando que se vea reforzado y asegurado".

El primer decreto andaluz de regulación de los vehículos con conductor incluye, como asegura la Junta de Andalucía, todas las medidas que solicitaban los taxis a excepción de dos: la precontratación con tiempo y la eliminación de las licencias estatales. Estas son, desde la perspectiva del taxi andaluz, "las dos que les diferencian de los VTC", tal y como ha asegurado a este periódico el presidente de la Confederación de la Costa del Sol Miguel Ángel Martín.

La respuesta a estas peticiones por parte de la consejera de Fomento ha sido que "propician inseguridad jurídica". La precontratación concierne al usuario. El sector del taxi pedía que tenían que transcurrir, al menos 15 minutos, entre la acción de pedir un VTC y la recogida del solicitante por parte del conductor.

Por otro lado, la eliminación de licencias respondía a asegurar la proporción o ratio de un VTC por cada 30 taxis. Aunque el sector del taxi entiende que esta cifra debería corresponder a los vehículos en circulación, la sentencia del Tribunal Supremo de 2018 que la estableció determinó que respondía a la concesión de nuevas licencias.

En Andalucía no se van a aumentar: "Las autorizaciones que concede el Estado seguirán como hasta ahora y no habrá más, solo podrá haber más si se cumple la ratio", según ha detallado la consejera de Fomento. Actualmente en la comunidad se contabilizan 1 VTC por cada 2,7 taxis.

Medidas de la nueva normativa

La Junta de Andalucía ha establecido que los conductores de VTC, que según las compañías Uber y Cabify son más de 8.000 en la comunidad, podrán seguir circulando como hasta ahora pero con "un paquete de requisitos".

Los VTC no podrán circular a menos de 300 metros de aeropuertos, puertos y estaciones de trenes y de autobuses. Tampoco podrán hacerlo a menos de 150 metros de hospitales, centros comerciales, paradas de taxi, hoteles de al menos cuatro estrellas, sedes de Justicia y lugares donde se celebren eventos deportivos o culturales, como estadios o auditorios.

Con esta medida, la idea es lograr que esta modalidad de transporte circule solo cuando esté dando un servicio o cuando haya sido contratado, siempre a través de su aplicación. "El estacionamiento y la mano alzada siempre ha sido del taxi y va a seguir siéndolo", ha aclarado Marifrán Carazo. En esta misma línea, se elimina la geolocalización de los VTC. El usuario sabrá dónde se encuentra su vehículo, es decir su ubicación, cuando lo haya pedido y no antes.

La profesionalización de los conductores de los VTC y la mejora de sus condiciones laborales, que ayer, el sindicato Comisiones Obreras calificó como de "excesiva precariedad", también es otro de los principales puntos del decreto de la Junta de Andalucía.

La consejera de Fomento ha asegurado que apuestan por la realización de unas pruebas de capacitación de los conductores, "las mismos que las de los taxis", según ha defendido Carazo, sobre todo para "una mejor protección de los derechos de los usuarios". Asimismo, las plataformas Cabify, Uber y Bolt tendrán que ceñirse a una serie de características técnicas en el mantenimiento de sus vehículos (color, tamaño y denominación como 'Eco').

"Implicación" de los ayuntamientos

Para garantizar el cumplimiento de dichas condiciones, junto al control de que en las compañías que tengan más de 100 vehículos, el 5% deberán ser adaptados, la Junta de Andalucía ha pedido de manera reiterada la implicación de los ayuntamientos: "Vamos a compartir la potestad sancionadora con los ayuntamientos. Tienen que esforzarse en conseguir esa convivencia (...) van a poder recaudar por esa vigilancia", ha aclarado Carazo.

Es por eso que, además, la Consejería de Fomento ha señalado que los gobiernos municipales "tienen que adaptar sus ordenanzas": "Este es el marco legal y son partícipes de la aplicación del nuevo decreto", ha sentenciado la consejera.

A estas medidas que incluye la normativa se suma la regulación de precios "para evitar tarifas abusivas", como ya tienen los taxistas en su reglamento. Hasta ahora los VTC han funcionado con un algoritmo que detecta la demanda de servicios y sube y baja los precios en función de ella.

Paros parciales en la Costa del Sol

La Junta de Andalucía valora que es "una regulación equilibrada y sensata". Sin embargo, el sector del taxi andaluz ha convocado este miércoles una nueva manifestación en Sevilla que irá acompañada de paros parciales en la Costa del Sol desde las 17.00H hasta las 20.00H, con lo que solo estará operativa la mitad de la flota de taxis.

Asimismo, el presidente de la Confederación de Taxis de la Costa del Sol, Miguel Ángel Martín ha defendido que "si es necesario" van a recurrir a la vía jurídica: "Ya estamos consultando a nuestro gabinete jurídico (...). Si tenemos que impugnar ese decreto lo haremos". El taxista sentencia: "Ellos han metido el decreto si o si, han engañado a todo el mundo".