El Congreso del PP de Málaga empezó con un aplauso dirigido a Elías Bendodo que dio idea de todo lo que vendría después. Antes de que este sábado sea proclamada como presidenta provincial Patricia Navarro, la jornada inaugural se convirtió prácticamente en un monográfico que rendía tributo a los catorce años en los que el ahora 'número 3' del PP nacional ha estado al frente de los populares malagueños. Poco antes de las seis y media de la tarde, Bendodo procedió visiblemente emocionado a un último discurso al que se entregó tras fundirse en un abrazo con la presidenta del cónclave, la alcaldesa rondeña Mari Paz Fernández. Y, en esa intervención, se refirió a la etapa transcurrida entre 2008 y este 2022 de su marcha a calle Génova como los mejores años de su vida, a nivel personal y profesional: "Estos han sido los mejores catorce años de mi vida". 

Como si se hubiera subido a la montaña rusa de la emoción, Bendodo empezó hablando del momento que estaba viviendo delante de sus compañeros de partido: "No es un día fácil pero sí es un día alegre, no es un día fácil porque paso página a una etapa de catorce años de mi vida; ahora el viaje sigue y, allá dónde vaya, Málaga me acompaña, el PP de Málaga es mi segunda familia".

A continuación, optó por templar sus ánimos y se enmarcó en esas reflexiones en clave nacional a las que se dedica desde que recibió la llamada de Feijóo. Así, invocó "el triunfo histórico para toda España de Juanma Moreno en Andalucía" o se encomendó al gesto de Feijóo "que ha dejado su Gobierno de las mayorías absolutas para ponerse al servicio de los españoles, para desgatarse por los españoles y no para desgastar a los españoles, como está haciendo Pedro Sánchez". "En una situación económica tan difícil, la única solución que plantea el socialismo a los españoles es ponerle la puntilla subiendo los impuestos", agregó antes de regresar a los orígenes de su carrera política y de su propio discurso de despedida. 

Bendodo admitió que se encontraba inmerso en "una de las intervenciones más difíciles de los últimos 14 años". Y, luego, repartió los logros con su equipo: "El éxito de Málaga es un éxito colectivo, de toda la sociedad, y en el PP de Málaga está muy claro que es mejor buscar el acuerdo que el conflicto, que es mejor hablar que no hablar; así hemos conseguido cosas importantes en el partido y en las instituciones donde hemos gobernado, Málaga está de moda, todo el mundo quiere venir aquí a vivir, a trabajar o a descansar".

Y, en esa línea, siguió por la senda emotiva: "Esto no es una despedida, ni siquiera un hasta luego, es simplemente deciros que podéis seguir contando conmigo; cuando me fui al Gobierno andaluz con Juanma Moreno decía que vivía en Málaga pero habitaba en Sevilla y ahora vivo en Málaga pero habito en Madrid", subrayó. 

Bendodo se puso a disposición de su sucesora, Patricia Navarro, "como un afiliado más". "Si me piden un consejo no lo daré, solamente daré mi opinión, tengo toda la confianza puesta en el nuevo equipo que salga de este congreso; me he sentido profundamente respaldado estos catorce años en los que he visto nacer y crecer a mis hijos y he tenido la suerte de trabajar con todos vosotros", añadió.

29

El XIV Congreso Provincial del PP de Málaga, en imágenes La Opinión

Respecto a su reto en Madrid, reconoció que "no será fácil", aunque se miró al espejo de Andalucía: "Si poquito a poco conseguimos que se produjera el cambio en Andalucía y luego la victoria suficiente, el presidente Feijóo nos llama ahora para que el cambio de Andalucía pueda hacerse en nuestro país y volvemos a hacer el camino, que es más importante que la meta".

Asimismo, le dio las gracias a quienes han sido sus jefes, empezó por todo lo que ha aprendido del alcalde Paco de la Torre y se detuvo en su amigo Juanma Moreno: "Le agradezco toda la apuesta que ha hecho por mí, Juanma ha tenido la habilidad de sacar lo mejor de cada uno de nosotros y ahora toca hacer ese camino para conseguir un cambio de gobierno en España; estamos preparados para ganar las elecciones con el presidente Feijóo más pronto que tarde, hemos conseguido hacer un partido ganador pero humilde, el PP no tiene techo y puede ganar y gobernar en cualquier municipio de la provincia, cualquier cosa es posible en Málaga y en España", recalcó.

A renglón seguido, regresó a su sucesora y le deseó lo mejor: "Ya es hora que una mujer lidere el PP de Málaga, y estoy convencido de que Patricia va a hacer una labor extraordinaria, va a ser la mejor presidenta de la historia del PP de Málaga; ha sido una secretaria general que ha tapado todos mis fallos y todas mis carencias", afirmó Bendodo, que también tuvo presente a anteriores número 2 como Margarita del Cid

El XIV Congreso del PP de Málaga está teniendo lugar en el Palacio de Congresos de Marbella. La Opinión

Finalmente, le dio las gracias a todos los afiliados y a todos sus equipos o a presidentes provinciales anteriores como Joaquín Ramírez o Manuel Atencia "que levantaban la bandera del partido en tiempos más complicados".

Y, cuando llegó el epílogo definitivo, insistió en que "de los sitios hay que saber irse". "Hay que irse en un momento oportuno, un minuto antes de que te digan vete, es un buen momento para irse ahora, tras esta victoria en Málaga en las andaluzas, y cuando uno se va, se va, seré un afiliado leal más a la nueva dirección provincial, no llamaré para dar ningún consejo, solo daré mi opinión cuando se me pida y ahora pido que se apoye a Patricia tanto como se me ha apoyado a mí, no más porque es imposible", enfatizó. 

A medida que terminaba, reiteró que "la fuerza de un partido es la unidad y el PP ha llegado muy lejos porque es un proyecto colectivo". Para ese momento, tuvo presente a su familia, buscó a su padre en el cielo y ya tenía lágrimas en los ojos y la mano puesta en el corazón. Entonces, aparecieron sus compañeros de viaje en el núcleo duro del PP de Málaga con una camiseta con el número 14 en la que se leía unas de sus máximas: "Generosos en la victoria y humildes en la derrota".