Antes de la esperada intervención de despedida de Elías Bendodo, el vicesecretario de Organización del PP nacional, Miguel Tellado, aportó "el acento gallego" al cónclave malagueño y lo justificó asegurando que "es un gallego el que ha provocado que hoy estemos aquí celebrando el decimocuarto congreso provincial de Málaga". Y, dicho esto, Tellado pidió perdón y le dio las gracias al PP de Málaga por el fichaje de Elías Bendodo por el que apostó Feijóo para la su dirección nacional: "Pido perdón porque sabemos que hemos trastocado el funcionamiento de una organización política que estos catorce años ha sido un ejemplo de éxito y os obligamos a hacer un cambio que no era necesario, y también os agradezco en nombre de Feijóo que hayáis entendido que hoy en día la dirección nacional necesita a un hombre como Elías Bendodo". A juicio de Tellado, "lo fácil para Elías Bendodo hubiera sido quedarse en Málaga, pero para lo fácil ya están los socialistas". "Nosotros estamos para lo difícil y eso ahora es construir una mayoría que le dé a España lo que necesita", apuntó Tellado. 

El nuevo secretario general del PP andaluz, Antonio Repullo, aseguró en su primer congreso con este cargo que "en el PP de Málaga empezó la gran carrera del PP andaluz para conseguir la Junta de Andalucía". "El PP de Málaga es el espejo en el que todos quieren mirarse, de ahí procede nuestro presidente Juanma Moreno y tiene referentes como el alcalde Francisco de la Torre, mi amiga Patricia Navarro o Elías Bendodo, un político diferente que no es cortoplacista y sabe consolidar los equipos que crea", manifestó Repullo.  

Francisco Salado intervino en la inauguración del congreso. L. O.

Con anterioridad a las intervenciones de Tellado y Repullo, el presidente de la Diputación y alcalde de Rincón de la Victoria, Francisco Salado, glosó "la ilusión" con la que se han vivido "estos 14 años" de gestión y reivindicó que "el éxito del PP de Málaga no es casualidad ni flor de un día y no hubiera sido posible sin Elías Bendodo". "Querido Elías, hoy es tu día", dijo también Salado al inicio de su intervención. Sus palabras ilustraban el homenaje al coordinador general de calle Génova en el que se convirtió el prólogo de este Congreso del PP de Málaga desde que el hasta ahora presidente provincial hizo acto de presencia en las inmediaciones del Palacio de Congresos de Marbella.

El último discurso de Bendodo concitó la presencia de representantes del PP en la política institucional que daban una idea del pulso que tiene, en este preciso instante, el partido de centro-derecha. Entre ellos se encontraba el sucesor de Bendodo como portavoz de la Junta, el exalcalde almeriense Ramón Fernández Pacheco, quien se ha consolidado como una de las apuestas más contundentes que ha hecho en los últimos tiempos Juanma Moreno. Además, junto a los diputados provinciales, alcaldes o parlamentarios autonómicos y nacionales del PP, se encontraban quienes recientemente han sido nombrados como consejeros o delegados territoriales de la Junta. Esto último explicaba la presencia en el congreso de la titular regional de Empleo, Rocío Blanco, que fue repescada por el PP tras ser fichada como independiente por Ciudadanos y ahora ha engrosado en la dirección nacional de Feijóo. O de la delegada de Justicia y exportavoz de Cs en el Parlamento de Andalucía, Teresa Pardo. Tales 'fichajes' han sido enmarcados por los dirigentes del PP malagueño en la estrategia que fomenta "un partido de puertas abiertas para volver a ser la gran casa común del centro-derecha".