Kiosco La Opinión de Málaga

La Opinión de Málaga

Impuestos

Gestrisam, obligado a reforzar equipos para tramitar más de 6.000 expedientes de plusvalía

La nueva ordenanza tributaria entró en vigor este verano y supone una rebaja del 36% de este impuesto - Afecta a todos los casos desde el uno de enero

Oficinas de Gestrisam. Arciniega

Gestrisam, el organismo autónomo de gestión tributaria del Ayuntamiento de Málaga, se ha visto obligado a reorganizar su plantilla para reforzar los equipos dedicados a tramitar los expedientes de plusvalía, el impuesto que grava el aumento del valor de un inmueble cuando se traspasa, ya sea por herencia (mortis causa) o por compraventa (intervivos).

Este verano entró en vigor la nueva ordenanza fiscal que regulaba este tributo, oficialmente definido como Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (IIVTNU), una nueva normativa que ha supuesto una rebaja media de este impuesto del 36% en Málaga.

Tras la aprobación de la nueva ordenanza y su entrada en vigor con efecto retroactivo, esto es, desde el 1 de enero, Gestrisam tiene que afrontar ahora hasta 6.000 expedientes de plusvalías que habían quedado en una especie de «stand by» mientras se redactaba la nueva ordenanza, que venía obligada por una nueva normativa estatal que exigía el cambio del cálculo del impuesto.

Todo ello, a raíz de una sentencia del Tribunal Constitucional que en 2017 declaró como nulo este impuesto, que es estatal pero que gestionan y recaudan los ayuntamientos.

«Fuimos de los pocos ayuntamientos que desde que se conoció la sentencia del Tribunal Constitucional decidimos seguir liquidando el impuesto, porque estábamos obligados a hacerlo, pero no pasarlo al cobro. Se quedaba como pendiente de revisión», explicó ayer el concejal de Economía, Carlos Conde. «Ahora mismo, esas comprobaciones de cerca de 6.000 expedientes se están haciendo de forma muy manual, uno a uno solicitando información a los organismos correspondientes».

Un trabajo que se hace a contrarreloj, porque estas reclamaciones tienen un plazo para resolverse antes de que prescriban.

«Es obligado por parte de los organismos de gestión tributaria trabajar de forma muy consciente de que, cuando no haces las cosas en tiempo y forma, se pueden generar importantes perjuicios a la gestión de los ingresos, porque se prescriben derechos que no se pueden luego recuperar», añade Conde.

Una plataforma virtual

En un plazo de nueve meses a un año, Gestrisam contará con una oficina virtual tributaria que agilizará los trámites fiscales.

De hecho, la Junta de Gobierno Local aprobó ayer iniciar la contratación de un nuevo sistema informático que estará conectado a la sede electrónica del Ayuntamiento de Málaga. Este sistema tienen un presupuesto de licitación de 5,3 millones de euros -que se espera poder financiar casi íntegramente con fondos europeos- y un período de cinco años.

Esta nueva aplicación digital sustituirá el actual programa informático, que tiene más de 30 años de antigüedad.

Esta oficina virtual se irá implementando por módulos, por lo que se prevé que el equipo destinado a la tramitación de las plusvalías sea de los primeros en estrenar este nuevo programa.

Compartir el artículo

stats