El Ayuntamiento de Málaga celebró ayer un pleno extraordinario en el que se aprobó la Cuenta General de 2021, que se ha cerrado con saldo favorable y con mejora en todos los indicadores de gestión económica y financiera.

Así, salió adelante con los votos a favor del equipo de gobierno, conformado por los grupos municipales del PP y de Cs; del concejal no adscrito, Juan Cassá, y del voto de calidad del alcalde, al encontrarse la edil Susana Carillo en el Polo Nacional de Contenidos Digitales junto a la delegación del BIE. PSOE y Unidas Podemos votaron en contra.

En concreto, se han optimizado las ratios de tesorería, solvencia, consistencia, deuda a largo plazo y endeudamiento, al tiempo que se ha reducido el período medio de pago a proveedores, lo que pone de manifiesto la capacidad de recuperación del Ayuntamiento de Málaga tras el año 2020 marcado por la pandemia.

Respecto a la ratio de tesorería, que muestra «el buen estado» de la misma, se sitúa en 138,64%, al tiempo que el volumen de tesorería ha crecido un 20,6%. Y la ratio de liquidez es de 251,21%, también por encima de 2020, de lo que se desprende una relación de más de 2,5 entre el activo circulante y las deudas a corto plazo. El período medio de pago anual se redujo en 2021 y se situó en 18,68 días, mejorando el dato de 2020; e incluso en diciembre de 2021 se abonaron facturas en 16,42 días.

La cuenta de resultados en términos consolidados ha vuelto a arrojar un saldo favorable, de 74,04 millones de euros, un aumento de unos 46,9 millones con respecto al 2020.