Kiosco La Opinión de Málaga

La Opinión de Málaga

Salud

Málaga se enfrenta a una escasez de médicos de familia por la falta de relevo y las condiciones laborales

El Ministerio de Sanidad convoca cada año más plazas de MIR que se quedan desiertas para una especialidad de la que se jubilan cada año 350 facultativos en la región - La comunidad andaluza cuenta con 59 médicos por cada 100.000 habitantes, una veintena menos que la media estatal

Más de 300 facultativos de ‘Medicina de Familia y Comunitaria’ se jubilan en la región cada año. | L.O.

Las universidades españolas ofertaron el curso pasado más de 7.200 plazas para estudiar Medicina, la cifra más alta en los últimos 20 años. «No nos faltan graduados en Medicina», asegura el presidente del Sindicato Médico de Málaga, Antonio Martín. El problema, según alerta, es que «no han preparado suficientes especialistas para cubrir la demanda de la población».

Andalucía, que tiene más de ocho millones de habitantes, cuenta con 235 especialistas por cada 100.000 personas, la cifra más baja en toda España. Por hacer una comparación, Asturias, la región que lidera el ranking con 382 especialistas por cada 100.000 personas, tiene una población total de un millón de habitantes. En concreto, la demanda de médicos de familia es una problemática que acarrea la atención primaria andaluza desde hace años. El primero en tomar partido en el asunto es el Gobierno central a través del Ministerio de Sanidad. ¿Su solución? Incrementar cada año el número de plazas de MIR para esta especialidad. La cuestión es que, por más que esa cifra aumente en cada convocatoria, dichos puestos de trabajo no consiguen ser atractivos para los que acaban de finalizar sus seis años de carrera en la universidad.

Precisamente la necesidad de renovar los empleos responde a tratar de equilibrar la tasa de reposición o dicho de forma cotidiana «los que vienen por los que se van». Cada año en Andalucía, según el registro del Área de Sanidad del sindicato Comisiones Obreras, se jubilan una media de 350 facultativos. Asimismo, y según un estudio publicado el pasado mes de enero por el Ministerio de Sanidad, en Andalucía el 41,5% de los médicos de familia tienen más de 60 años, lo que la hace, sin lugar a dudas, la especialidad más envejecida.

El secretario de Sanidad de CCOO en Málaga, Juan Carlos Navas advierte que pueden ser dos las principales causas que explican esta desafección por la Medicina de Familia: Las condiciones laborales de los facultativos, en cuanto al salario y las horas trabajadas, y la distribución de la oferta de plazas del MIR, tanto en número como en su ubicación geográfica. Así, numerosas plazas de MIR para médicos de familia se quedan desiertas año tras año.

La última convocatoria publicada por el Gobierno contó con 430 plazas en Andalucía, 34 más que en 2019. El presidente del Sindicato Médico de Málaga, Antonio Martín, advierte de las consecuencias a largo plazo de la escasez de facultativos: «Tenemos un período de 10 años que lo vamos a pasar canuta, no han preparado suficientes especialistas para cubrir ya no la demanda de la población, sino las jubilaciones. No para crecer, sino para mantenernos».

Este año se han quedado plazas sin cubrir, esto se ha deteriorado de tal manera que mucha gente no quiere perder cuatro años de su vida, porque sabe que las salidas son muy malas, la remuneración muy baja

Este año se han quedado plazas sin cubrir, esto se ha deteriorado de tal manera que mucha gente no quiere perder cuatro años de su vida, porque sabe que las salidas son muy malas, la remuneración muy baja

decoration

«Este año se han quedado plazas sin cubrir, esto se ha deteriorado de tal manera que mucha gente no quiere perder cuatro años de su vida, porque sabe que las salidas son muy malas, la remuneración muy baja», señala el presidente del Sindicato Médico de Málaga. Según un estudio de este año de la principal patronal sanitaria de Granada, el salario medio de un MIR (Médico Interino Residente) es de 1.079 euros en el primer año. La situación actual responde a una pérdida de poder adquisitivo por parte de los facultativos, lo que en especialidades como medicina de familia o medicina del trabajo (la segunda menos popular entre los recién egresados) puede verse acrecentada por otro asunto: el prestigio. Áreas como Neurocirugía o Traumatología tienen el problema contrario: Muy pocas plazas para nuevos especialistas y mucha demanda. «Se necesitan más plazas en estos casos», alerta CCOO.

Así, en la primera de las especialidades citadas (Neurocirugía) se ofertaron en Andalucía siete plazas MIR en 2020, una menos que el año anterior. El total de plazas en toda España no alcanza las 50. Antonio Martín, portavoz del Sindicato Médico, se une a la reivindicación: «Muchos años no han salido las plazas suficientes y a todo el mundo se le debería dar la oportunidad». Asimismo, lo achaca a las administraciones: «Esto se sabía ya desde hace 20 años, ha habido falta de profesionalidad y de previsión».

Ante una plaza mal remunerada y ubicada fuera de los principales centros urbanos o capitales de provincia, los facultativos recién graduados optan por esperar a la siguiente convocatoria de plazas MIR de Sanidad o a probar suerte en los centros de salud privados. «Tenemos muchos médicos que han aprobado la vía MIR, deciden esperar otro año y coger otra especialidad o incorporarse al mercado laboral en un servicio de urgencia o en la privada para repetir en la siguiente convocatoria», detalla el sindicato CCOO.

«Los formamos pero no podemos retenerlos»

El delegado de Salud de la Junta de Andalucía en Málaga, Carlos Bautista, defiende que para aumentar el número de especialistas en la región se necesitan más plazas MIR y «estudiar alguna fórmula para que esos profesionales firmaran un contrato de exclusividad durante algún tiempo».

Aclara: «Intentar fidelizarlos para que se queden en Andalucía (sobre todo los que no son andaluces) ya que hacemos el esfuerzo para formarlos». Bautista sostiene que para eso «un nivel retributivo mayor sería un valor añadido»: «En eso estamos».

Compartir el artículo

stats