Kiosco La Opinión de Málaga

La Opinión de Málaga

Economía

El ahorro en fondos de inversión firma otro récord en Málaga y rebasa los 6.000 millones

El buen comportamiento de los mercados en 2021 eleva un 10% el patrimonio, según Inverco - Hay unos 150.000 inversores con más de 257.000 cuentas de partícipes - La inflación y la subida de tipos supondrán este año un revés para la rentabilidad

La apuesta de los malagueños por los fondos de inversión ha aumentado en los últimos años. | ÁLEX ZEA

El patrimonio de los malagueños destinado a fondos de inversión registró un nuevo récord el pasado año gracias al buen comportamiento que ofrecieron los mercados, confirmándose como un instrumento en alza para los que disponen de ahorros y buscan una mayor rentabilidad de la que han venido ofreciendo los depósitos bancarios (prácticamente nula), en una coyuntura protagonizada hasta este mismo año por unos tipos de interés históricamente bajos. A cierre de 2021, los ahorradores de la provincia tienen invertido en fondos 6.078 millones, un 10% por encima de los 5.524 que había en 2020, según el último informe del Observatorio de la Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensiones (Inverco). Cabe recordar que la cifra ha aumentado en un 42% desde 2015.

La provincia cuenta con más 257.000 cuentas de partícipes en fondos de inversión y una subida del 30% en relación al año precedente. Málaga supera ya en un 74% el volumen de cuentas de 2015 (cuando había 147.000).

Inverco siempre matiza, eso sí, que hay clientes con varias cuentas, ya que sus asesores les aconsejan diversificar cada vez más sus inversiones. «Si antes una persona que optaba por invertir en fondos lo hacía en un solo producto, ahora, de la mano de su banco, lo puede hacer por ejemplo en cinco. Se han desarrollado mucho canales como los servicios de gestión discrecional y de asesoramiento de carteras, que asignan varios fondos a cada cliente», explica el director de Estudios del Observatorio Inverco, José Luis Manrique.

Esta entidad viene calculando que el número real de inversores podría ser de unos 150.000 malagueños (la práctica totalidad de quienes apuestan por estos instrumentos son personas físicas), lo que equivaldría al 8,5% de la población de la provincia.

«El favorable entorno de recuperación económica, tras la crisis sanitaria, permitió que los partícipes incrementaran la confianza en los Fondos, con un volumen de captaciones netas no vistas desde hacía siete años. El significativo crecimiento del número de cuentas vuelve a confirmar el elevado grado de penetración de este producto como instrumento de diversificación del ahorro e inversión de las familias españolas», apunta.

Málaga sigue la misma dinámica alcista registrada a nivel nacional, donde el pasado año el número de cuentas de partícipes subió un 25% hasta los 15,8 millones mientras que el volumen de patrimonio invertido (317.547 millones) aumentó un 14,7%. En los últimos cinco años, el dinero invertido en fondos en España subió un 44,3%.

Por patrimonio invertido, Málaga escala hasta la novena plaza, con Madrid (más de 78.934 millones de euros) y Barcelona (42.919) y Vizcaya (17.658) un año más en cabeza. En este apartado, la provincia es además la primera de Andalucía, por delante de Sevilla (5.684 millones), a la que rebasó en 2019. Manrique afirma que Málaga tiene un perfil de inversor «cosmopolita» y «con buena cultura financiera». De hecho el patrimonio invertido en relación al que se invierte en depósitos bancarios (una opción tradicionalmente con más presencia en España) es ya del 20%, lo que supone también el porcentaje más alto de Andalucía.

En lo relativo a cuentas de partícipes, Málaga sí se coloca algo más atrás, en concreto la decimosexta de España, en una clasificación encabezada de nuevo por Madrid y Barcelona (más de 2,5 millones de cuentas cada una), Vizcaya (955.000), Valencia (688.800) y Guipúzcoa (656.901).

Manrique afirma que el comportamiento por parte del ahorrador en fondos tanto en 2020 como 2021, dominados por el impacto social, económico y psicológico de la pandemia, ha sido «ejemplar», al haber mostrado siempre «una extraordinaria confianza en este producto de ahorro a medio y largo plazo». Esa apuesta fue recompensada el pasado año con una rentabilidad media del 6,3%.

Un 2022 convulso

Bien es cierto que este 2022, con el estallido de la guerra de Ucrania, la escalada de la inflación y la subida de tipos por parte de los bancos centrales, está siendo completamente diferente, con una evolución mucho más negativa de los mercados de renta variable y, por tanto, con una rentabilidad negativa hasta septiembre del 8%, una tasa que Inverco espera que mejore algo y que cierre el ejercicio en torno al 6% ¿Eso qué quiere decir? Pues que la previsión más optimista es que los inversores en fondos perderán este año lo que ganaron el año pasado. De esta forma, las cifras de patrimonio invertido, tanto las de España como las de Málaga, experimentarán en este 2022 un seguro retroceso.

Hablamos de una clase media que busca una rentabilidad extra y aprovecha las oportunidades que ofrecen estos instrumentos

decoration

La apuesta por los fondos de inversión, según reconoce José Luis Manrique, se enfrenta además a la competencia creciente de los depósitos, una vez que los bancos están ya empezando a remunerar mejor a sus clientes por los ahorros depositados en las cuentas o a plazo fijo. Si durante años el interés ha sido prácticamente de un 0% (unido a la aplicación de comisiones), algunas entidades financieras ya se están acerando al 1% e instancias como el Consejo General del Consejo de Economistas cree que en 2023 rondarán el 2%, si no más. Eso puede provocar que, ante la volatilidad de los fondos de renta variables, los ahorradores vuelvan a fórmulas más conservadoras.

El Observatorio viene explicando que los inversores que acuden a estos fondos no son sólo gente de alto poder adquisitivo, profesionales de la inversión o grandes empresas sino, sobre todo, familias ahorradoras que quieren sacarle partido a su dinero. «Hablamos de una clase media que busca una rentabilidad extra y aprovecha las oportunidades que ofrecen estos instrumentos», suelen comentar.

El perfil del inversor se ha movido poco a poco hacia la renta variable

El mercado distingue básicamente cuatro categorías para clasificar los productos que se incluyen en los fondos de inversión: Monetarios/Renta Fija, Garantizados, Mixtos y Renta Variable. Los dos primeros están dirigidos a los clientes de perfil más conservador, los Mixtos se mueven en un perfil medio de riesgo y la Renta Variable (donde entra toda la cotización de acciones en las bolsas) quedan para los más atrevidos. En el tema de los fondos, claro está, la regla de oro es que a mayor nivel de riesgo, mayor rentabilidad.

En Málaga, los 6.078 millones de patrimonio invertidos en fondos se concentran en categorías de bajo perfil de riesgo y, en todo caso, en las citadas fórmulas mixtas. A cierre de 2021, un 33% corresponde a Renta Fija y otro 6,4% se va a los Garantizados. Entre ambas suman un 39,4% del total (en España el porcentaje, es inferior: el 33,9%). En 2016 esa suma en Málaga era del 62% y en 2017 del 51,1%, lo que parece reflejar que los inversores malagueños se mueven poco a poco a posiciones más «dinámicas».

El resto del patrimonio invertido por los malagueños en fondos se desglosa entre un 46,6% de productos Mixtos y otro 14,1% que se va a la Renta Variable. Ambos productos están en ascenso.

Inverco recomienda siempre dos normas básicas: invertir a largo plazo y diversificar la inversión para limitar el riesgo. El perfil, hasta hace poco, era el de inversores a corto plazo, pero ahora hay personas que permanecen con su dinero invertido entre cinco y siete años.

Compartir el artículo

stats